DSC_67951

Especialista en otorrinolaringología y patología cérvico facial. Estudió Medicina en la Universidad de Cádiz y realizó su especialidad en el Hospital San Pedro de Alcántara de Cáceres. Ha realizado rotaciones en el Memorial Sloan-Kettering de Nueva York (el centro oncológico privado más antiguo del mundo).

En primavera, las alergias provocan mayores afecciones…
El principal motivo de consulta es la obstrucción nasal y la rinorrea, que es un aumento de la secreción nasal, los estornudos, etc. Todos estos aspectos se complican con personas que tienen asma. Los alérgicos tienen más predisposición a sufrir infecciones, porque sus vías respiratorias son más susceptibles a derivar en rinosinusitis.

El tratamiento más común en estos casos es el uso de descongestionantes nasales, ¿hasta qué punto se abusa de ellos?
Son medicamentos que no necesitan receta, por lo que el paciente tiende a automedicarse con frecuencia. Lo lógico sería utilizar estos sprays entre dos y tres días, porque a la larga crean dependencia y el efecto del medicamento se va difuminando. El paciente puede llegar a depender de este medicamento para respirar y necesita utilizarlo constantemente. El alivio que provoca es tan rápido que la gente se engancha y no tiene en cuenta el efecto rebote. Si la dificultad respiratoria nasal es continua debe acudir al otorrino para evitar que no se cronifique.

¿Cuáles pueden ser los posibles diagnósticos?
En la dificultad respiratoria nasal se puede dar por hipertrofia de cornetes, desvío de tabique nasal, rinitis, rinitis alérgica… También está el síndrome ASA, que comprende asma, rinosinusitis crónicas con polipósis nasal e intolerancia a la aspirina y a los antiinflamatorios no esteroideos. Según las estadísticas mundiales este síndrome afecta alrededor del 10% de los asmáticos.

El tema de la higiene de los oídos genera muchas dudas en la gente…
En este sentido, hay que subrayar que el cerumen es necesario para el oído. He tenido pacientes obsesionados con la limpieza del oído, pero el uso de los bastoncillos se tiene que hacer en el área exterior del oído y en la oreja. A no ser que el cerumen se produzca en cantidades excesivas, lo mejor es no retirarlo, porque crea un pH en el conducto auditivo, que es necesario para mantener su integridad.
El mal uso continuado de los bastoncillos puede derivar en una infección crónica del oído, sencillamente porque va eliminando el cerumen y luego la capa más externa del epitelio, provocando que entre agua con mayor facilidad; y esa humedad favorece el crecimiento de hongos y puede generar una infección crónica.

Entonces, ¿uso de bastoncillos, sí o no?
Solo externamente. El oído tiene un sistema natural de autolimpieza que permite que la cera que se va fabricando vaya saliendo poco a poco hacia el exterior y se elimine. La mejor manera de limpiar el oído es dejar que actúe este proceso natural de limpieza.

¿Qué síntomas provocan los tapones?
Básicamente, disminución leve de la audición y sensación de tener el oído tapado. Los tapones son más frecuentes durante el verano porque la cera acumulada en el oído absorbe agua y se hincha provocando la formación de un tapón.
Sucede que esta pérdida de audición suele aparecer de forma brusca, de un día para el otro, aunque se recupera tras la extracción del tapón.

¿Acuden muchos pacientes con acúfenos?
Bastantes. Sobre todo cazadores. Gente que está expuesta a ruidos intensos o de mediana intensidad, pero durante muchas horas al día, que acaban provocando un daño interno en el paciente. El acufeno además de provocar hipocusia (pérdida de audición) también produce ruidos en el oído. Ahora mismo para esto, aparte de utilizar audífonos para enmascarar el ruido, también hay algún fármaco para hacer que disminuya aumentando el riego sanguíneo en el oído. De hecho, ahora mismo participo en el estudio de este medicamento (Audiovit) para lograr esa efectividad que buscamos.

Nueva técnica para reducir los cornetes
Es cirugía ambulatoria. Se trata de la radiofrecuencia de cornetes, que vamos a empezar a practicar en el hospital, para aquellas personas que no tienen el tabique muy desviado, pero si unos cornetes muy grandes. Mediante sedación se realiza una turbinoplastia con radiofrecuencia que permite reducir de tamaño el cornete y así corregir la obstrucción nasal. Está indicada para aquellas personas que sufran obstrucción nasal crónica secundaria a rinosinusitis alérgica sin mejoría a pesar de tratamiento médico.

Eduardo Villanueva /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here