Si te viera Schopenhauer /
SERGIO MARTÍNEZ

Iba a escribir esta columna justo cuando que leo que Rafa ha pasado a la final del Open de Australia y tiene ante sí la posibilidad de ganar su catorce Grand Slam. ¡Qué tío más grande! Mi admiración por Rafael Nadal (Rafa en mi casa, como si fuera uno más en el sofá) viene de lejos, pero hace tres años se grabó en mi corazón. Ante la inminente muerte de mi padre, increíble seguidor del mallorquín, le escribí un correo electrónico contándole su caso. A la semana siguiente el cartero trajo consigo material de Rafa escrito de su puño y letra y dedicado a mi padre. Detalle de maestro. Ahora, cada vez que le veo jugar me acuerdo de mi padre y se me dibuja una sonrisa en la cara. Lo dicho, ¡qué grande Rafa!

Cambiando de tercio, esta semana he tenido la oportunidad de estar presente en la Feria Internacional de Turismo de Madrid, FITUR. La importancia de esta feria es indiscutible y su presencia en la misma para Extremadura es innegociable,  pero corre el riesgo de convertirse en una paseo de concejales y cargos que poco tienen que aportar al turismo. Me explico, en el stand de Extremadura el 80 por ciento de las presentaciones correspondían a ayuntamientos de la región o al propio Gobierno, un 10 por ciento  han sido de comarcas y el otro 10 por ciento restantes de empresas del sector. Creo que es un error dejar tan poco espacio para las empresas y dar tanto espacio a alcaldes que en verdad no presentan ningún proyecto interesante de su localidad, y que sólo tiene repercusión dentro de nuestra región. Un absurdo mayúsculo.

Un hueco para nuestras experiencias culturales hubiera sido muy acertado

Dentro de la feria tuve la suerte de encontrarme con la presentación de las nuevas confirmaciones del Contempopránea, por cierto, festival del que soy asiduo desde hace diez años, y  me pregunto,  ¿cómo un festival de música independiente acaba siendo presentado en el stand de Extremadura en FITUR y, nada menos que, de la mano del presidente regional, el alcalde de Badajoz y el consejero de turismo?. Una foto en la que lo institucional y lo independiente se dan la mano. No sé si contestarme si la acción es brillante o profundamente incoherente. No hay que olvidar que el gobierno de Extremadura presenta en FITUR un festival organizado por una empresa privada y no los suyos propios.

Y haciendo esta reflexión me doy cuenta que echo de menos en el  stand extremeño precisamente eso. ¿Dónde están los festivales? Un hueco para nuestras experiencias culturales  hubiera sido muy acertado. ¿Qué mejor lugar que FITUR para mostrar y difundir información del Festival de Mérida, Badasom, Womad, o los festivales de Teatro Clásico de Cáceres y Alcántara? Pero bueno, voy a acabar estas líneas que el estómago me llama y tengo claro que mi cuerpo es más sabio que mi mente.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here