DSC_80594

¿Para qué sirven los certámenes literarios? ¿Ayudan realmente a difundir la obra?
Hombre, yo que he recibido algunos premios te diré que sí (risas). Es una manera de hacerte ver. Y el mundo editorial es muy complicado porque hay mucha competencia y lo importante es destacar de alguna manera. Con tantas novedades hacerte visible es muy difícil. Así que un premio siempre ayuda a la publicación y a que tu libro lleve una faja del galardón en cuestión.

¿Cuántas horas al día ha dedicado a trabajar en el libro? ¿Primero se piensa y luego se escribe, o es simultáneo?
Para escribir, primero es necesario sentir mucho. Atesorar muchas vivencias, porque si no, de qué vas a escribir.
Yo de hecho, ahora, estoy en ese momento previo de recopilar experiencia humana. No estoy escribiendo; me dedico a observar.
Así que hay que sentir mucho, luego pensar y luego sentir, pensar y escribir. Hay que sentir la vida para poder escribir. Sentir amor, sentir odio, tristeza… Eso es un caldo de cultivo de donde va a salir aquello de lo que tú quieres hablar; lo que te va a dar fuerza para enfrentarte al folio en blanco. Y luego ya viene el proceso de estructurar cómo vas a contar la historia, que es un proceso más mecánico.

¿Cuándo se sabe que ha terminado la obra?
Pues empiezas a escribir y atraviesas un pasillo oscuro, donde al final hay una luz pequeñita a la que tienes que llegar a medida que la novela se va desarrollando. Cuando llegas al final, esa luz lo ilumina todo. Pero se trata solo del final de la novela. No tiene por qué ser el final de los personajes. Porque esos personajes pueden dar lugar a otra novela completamente diferente.
Los finales no tienen por qué ser absolutamente cerrados, y que incluyan la muerte de los personajes o similar.
La vida de esos personajes puede continuar en otra narración; en otras líneas…
En definitiva, una novela ha terminado, cuando llega el momento en que tendría que empezar otra. Los personajes ya han evolucionado tanto, que empiezan a contar algo diferente en su vida.

¿Cómo ha sido el nivel de este año? ¿Cómo se vive ahora ser jurado de un premio después de haber estado al otro lado?
El nivel es bastante bueno. Y cuando digo bastante bueno, me refiero a que todas las novelas son publicables.
Todas las novelas que hemos leído, y entre las que hemos tenido que elegir, eran muy dignas. La novela ganadora nos ha cautivado por el desarrollo de personajes que tiene y por su narración. Yo creo que hemos acertado de lleno premiando esta novela.

Texto: Eduardo Villanueva / Fotografía: José L. Gálvez

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here