Este ave ya no emigra porque dispone de abundante comida en los basureros y agua en los regadíos, también durante el período invernal.

El refrán ‘Por San Blas, la cigüeña verás’ podría estar llegando a su fin ya que, si hasta hace pocos años este ave migratoria volaba en estas fechas a latitudes españolas, ahora la cigüeña blanca, en vez de volar a África para pasar el invierno, se quedan durante todo el año en España, donde las temperaturas se mantienen cálidas, según SEO/BirdLife, y según todos los que estamos viviendo este inusual invierno ‘cálido’.

Así lo indican las 50 cigüeñas marcadas en el Programa Migra de SEO/BirdLife. En concreto, las más de 50 cigüeñas blancas el programa muestran cómo ha modificado sus hábitos migratorios pues ya no se marcha hasta el Sahel africano a pasar el invierno.

La ONG indica que hay un número creciente de ejemplares que prefiere permanecer en España todo el año y no sólo porque hace menos frío, en relación con la segunda parte del refrán –“y si no las vieres, año de nieves”–, sino sobre todo porque, según los técnicos de SEO/BirdLife, tiene que ver con la presencia continuada de alimento, más que con el clima.

La ONG empezó en 2012 a marcar cigüeñas blancas con GPS en La Rioja y Álava, para conocer sus movimientos y migraciones, sus vuelos y sus viajes y poder observarlo en directo a través de la web www.migracionesdeaves.org.

Las nuevas tecnologías han permitido dotar a las cigüeñas con unos aparatos en la espalda, como si de una mochila se tratase, para poder conocer dónde están en cada momento del año.

Así, la ONG recuerda que hace algo más de 50 años la cigüeña blanca invernaba principalmente en África y su llegada desde las remotas tierras africanas marcaba el inicio de la primavera para muchas personas.

Sin embargo, en las últimas décadas cada vez más cigüeñas blancas están invernando en España, y se ha detectado un importante cambio en su conducta migratoria, de modo que, por ejemplo, muchas cigüeñas del centro de Europa pasan el invierno en la Península Ibérica.

Entre las razones, han detectado que las cigüeñas tienen una nueva fuente de alimentación en arrozales y basureros, lo que les permite permanecer en España en invierno sin tener que viajar a África.

De hecho, otra de las conclusiones es que los adultos se quedan en España a pasar el invierno, algunas en su propio territorio, cerca del nido durante todo el año, mientras que otras hacen migraciones cortas, a unos 50 o 100 kilómetros de su nido donde pasan los meses fríos. El resto realiza una migración un poco más larga, de incluso cientos de kilómetros, atravesando la península Ibérica de lado a lado, pero siempre permaneciendo en España.

Cigüeñas marcadas

En total, se han marcado cinco cigüeñas en Álava, nueve en Cáceres, ocho en Ciudad Real, cinco en Huelva, dos en Huesca, una en La Rioja, cuatro en León, dos en Lugo, siete en Madrid y ocho en Sevilla.

De todas ellas, Yerga fue marcada el 1 de mayo de 2012 en Alfaro (La Rioja) y es una migradora de larga distancia. Invernaba en Senegal y Gambia a unos 3.500 kilómetros de su nido. Durante tres inviernos seguidos realizó la misma migración e invernó en la misma zona de África. Desafortunadamente, en el cuarto viaje hasta África no consiguió atravesar el desierto del Sahara y pereció al sur de Mauritania, tras más de 25.000 kilómetros recorridos y más de tres años de seguimiento.

Según relata la ONG, la cigüeña Blas se marcó el 17 de mayo de 2012 en Pinilla del Valle (Madrid). Inverna habitualmente en el sur de Madrid a unos 70 kilómetros de su nido. Durante el invierno se alimenta en el vertedero de Valdemingómez y duerme en las graveras de El Porcal (Rivas-Vaciamadrid).

Mientras, Juan, fue marcada el 14 de marzo de 2013 en Malpartida de Cáceres e inverna en Doñana, a unos 265 kilómetros de su nido. Por su parte, Mari Cruz, fue marcada el 6 de mayo de 2013 en Ciudad Real y es migradora de corta distancia. Pasa los meses más fríos en los arrozales de Doñana, a unos 250 kilómetros de su nido.

Cáceres y el pueblo europeo de las cigüeñas

La ciudad de Cáceres sigue siendo un paraíso para las cigüeñas blancas, aunque el censo haya caído en los últimos años, la tendencia es que la población se estabilice. Sea como fuere, estas aves ya hace mucho que no emigran y se pueden divisar todo el año en el entorno de la cacereña plaza de Santiago y del complejo San Francisco. Una especie, la cigüeña blanca, que no rehúye la especie humana como sí lo hace la cigüeña negra, acostumbrada a habitar en montañas.

Además, Malpartida de Cáceres ostenta el título de Pueblo Europeo de las Cigüeñas porque aquí existen tres tipos de colonias. Mientras que en España hay solo colonias urbanas, en Malpartida podemos encontrar tres tipos de colonias: urbana, artificial y la más peculiar que es la salvaje o natural en los Barruecos, en Las Peñas del Tesoro, “que alberga 30 nidos y son únicas”, según explica el alcalde, Alfredo Aguilera.

Avuelapluma /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here