DSC_6128

“La lectura es lo único que nos hace, a la vez, sabios y humildes”

 

Ha sido usted jurado en un buen número de premios de poesía. ¿Qué opina del ‘Flor de Jara’?

La verdad es que sólo lo he sido de unos pocos; es una responsabilidad que me impone respeto. Aunque procuro hacerlo de la mejor manera posible y poniendo todos los sentidos, siempre me queda la sospecha de que, entre los excluidos, esté el gran libro del futuro, la obra del poeta, verdaderamente grande, que se fragua en la sombra.

Con el premio ‘Flor de Jara’ tengo una relación de cordialidad, quizás porque las veces anteriores en las que participé como jurado lo hice en compañía de dos de los poetas de mi formación literaria, Antonio Colinas y Antonio Gamoneda, a los que me une, además, un profundo afecto personal. Yo creo que es un premio importante, consolidado y suficientemente difundido, que ha dado muestras de independencia y amplitud de criterios. Tiene una dotación económica a la altura de otros certámenes de ámbito nacional y edita el libro ganador, que es, a fin de cuentas, la mayor preocupación de los poetas.

 

¿Cómo valora el nivel de las 183 obras que se han presentado al certamen?

Un comité de lectura selecciona un número de obras, que son las que nos llegan a los miembros del jurado. Los libros que, tras la criba inicial, he podido leer tienen muy buen nivel. En mi opinión, hay al menos seis que podrían optar al premio. En general, no son especialmente rupturistas (que no me parece un valor poético en sí mismo) y denotan oficio, madurez y talento. Lo que demuestra que la poesía sigue teniendo un aceptable estado de salud.

 

La poesía se considera minoritaria, pero sin embargo es la categoría del certamen que más trabajos recibe. ¿Tiene la sensación de que hay más poetas que lectores?

A veces tengo la impresión de que sí, porque no todos los poetas son lectores; algo que me parece inexplicable, puesto que es imposible llegar a escribir bien sin haber establecido, previamente, un largo y fructífero diálogo con nuestros contemporáneos y con los poetas que nos precedieron, cuya obra, en la inmensa mayoría de los casos, mantiene su vigencia por encima de las peculiaridades estéticas de las épocas. La lectura es lo único que nos hace, a la vez, sabios y humildes.

 

¿Qué estado de salud atraviesa la poesía en Extremadura?

Hace años que la poesía que se escribe en Extremadura perdió su adjetivo de “extremeña”. Los poetas se cuentan por unidades, no por remesas o partidas. Y los poetas que escriben en nuestra región, que son muchos y muy buenos, lo hacen como árboles independientes en el interior de ese bosque inmenso que constituye la Poesía y que rebasa no sólo las fronteras geográficas, sino también las temporales.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here