Recetario de Alcántara
En la Guerra de la Independencia, el general Junot regaló a su esposa, Laura Permon, el recetario del convento, que se convirtió en un elemento clave de la gastronomía francesa

 

Alcántara es mucho más que el Puente Romano, el conventual y el Festival de Teatro, es también la cuna de la Nouvelle Cousine gracias al famoso recetario de cocina de los monjes de Convento de San Benito.

En 1808 los soldados de Napoleón al mando del general Junot saquearon la la biblioteca del monasterio benedictino de Alcántara. Utilizaron los manuscritos de siglos para la preparación de cartuchos. Se salvó uno de ellos, en concreto el recetario de cocina que utilizaban los frailes y que contenía platos de la comarca o los propios de su cocina.

Este libro fue a parar a manos del general, quien lo envió a su esposa, la escritora Laura Permon, que posteriormente se convertiría en la duquesa de Abrantes. Permon habló del recetario en sus memorias algo que hizo se que propagara como la pólvora por toda Francia.

Total que ni extremeños ni alcantarinos han sido los encargados de mostrar al mundo las exquisiteces de su gastronomía extremeña. Los franceses vieron el filón y se encargaron de explotarlo. Primero, la ya citada Duquesa de Abrantes y después, el famoso Gourmet del siglo XIX, Savarin, fue quien llamó a este recetario ‘El Tesoro de Alcántara’.

Ya en 1902 algunos de los platos como el consomé, la perdiz al estilo de Alcántara, la becada al modo de Alcántara o el bacalao monacal se dieron a conocer gracias a la ‘Guide Culinaire’ de August Escoffier. En este libro también se menciona el tradicional uso de las trufas en Extremadura al igual que en el Languedoc y en Gascuña. Hay que subrayar además que los monjes benedictinos ya preparaban el hepagrás, el precedente de lo que hoy se conoce como foie.

En palabras del maestro Escoffier, el recetario de Alcántara ”Fue el mejor trofeo, la única cosa ventajosa que logró Francia de aquella guerra”.

El secreto de este ‘Tesoro de Alcántara’ es la fusión de culturas puesto que es digno heredero culinario de la rica herencia árabe y judía. Esto se puede ver por ejemplo en uno de los dulces más característicos: la mormentera, con un relleno exquisito a base de miel y almendras llamando arajú.

Cabe resaltar que la gastronomía de Alcántara se conocía desde hace siglos. De hecho, el Arcipreste de Hita la menciona en el ‘Libro del Buen Amor’.

La matanza, la mormentera y la ‘caracolá’
Gracias a toda esta riqueza gastronómica se celebran actualmente varios eventos en Alcántara. El primero de ellos es ‘La Matanza Popular’ que este año se tendrá lugar el 9 de marzo. Este día se completa además con una ruta senderista y, a partir de media mañana, comienza una buen comilona con los productos típicos del cerdo. En la hora de comer se reúne todo el pueblo en la plaza. Ya por la tarde noche se cena prueba de cerdo y hay baile con orquesta.
Con los primeros calores del verano, en el segundo fin de semana de junio, se celebra el Día de la Mormetera para poner en valor a este dulce típico alcantarino. Para ello, por la mañana habrá un taller para aprender a hacer mormetera. Después, caballeros, damas y árabes repartirán este dulce en el Puente Romano. Además, se tiene prevista una Ruta de las Tapas elaboradas con el arajú, sin olvidar los Concursos de Fotografía y de Cocina Innovadora.
Por último, ya en octubre en las fiestas de San Pedro de Alcántara el 19 de octubre, se celebrá ‘La Caracolá’, que consiste en guisar los caracoles con una rica ‘entomatá’ y repartirlas entre los asistentes.
Cabe destacar que se ha recuperado esta costumbre y que no se celebra en ningún otro lugar. Así, atrae a amantes de los caracoles de toda Extremadura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here