4029_large

Pantalla /
EDUARDO VILLANUEVA

En plena ola de calor en la que las salas comerciales se convierten en congeladores, aquí propongo una serie de películas para ver a la sombra, sin necesidad de asomarse a ningún cine.

  1. La gata. Los veranos de Tennessee Williams son los mejores para acercarse al calor sureño, siempre que de por medio haya un buen drama familiar. El calor pegajoso de la América profunda te empapa especialmente en “La gata sobre el tejado de zinc”. Al calor de las mentiras que se enquistan entre los personajes de la trama, se ciernen las nubes de tormenta que nunca terminan de descargar, básicamente porque la cinta suaviza la homosexualidad del personaje de Paul Newman, porque estamos en los años 50.
  2. El tranvía. Otro drama donde el calor se vuelve bochorno y la crispación de los personajes sube al ritmo que marca el termómetro. En “Un tranvía llamado Deseo” celebramos el sudoroso y alcohólico verano de Marlon Brando y Vivien Leigh. Otra joya.
  3. El último verano. Otra obra de Williams (“De repente, el último verano”) con una bella e inquietante Liz Taylor, donde el calor blanquecino y mortuorio se cierne como un mal presagio sobre el subconsciente de los personajes. Unos personajes turbios, interpretados por Katharine Hepburn y Montgomery Clift.
  4. La ventana. Salimos de Williams para recalar en el calor agobiante de Nueva York, por obra y gracia del maestro Hitchcock. James Stewart interpreta a L.B. Jefferies en “La ventana indiscreta”, un fotógrafo que se ha roto una pierna trabajando y se ve forzado a quedarse una temporada recluido en su minúsculo apartamento de Nueva York, con un calor húmedo que se palpa en cada fotograma y una novia (Grace Kelly) más sofocante que la temperatura.
  5. La tentación. El calor en la ciudad también es la dinámica de una de las cintas más famosas de la historia del cine, que incluye la célebre escena con Marilyn Monroe: “La tentación vive arriba”. Los hábitos vacacionales de la urbe neoyorkina, bajo la lupa de uno de los directores más ácidos de Hollywood: Billy Wilder. Champán, patatas fritas y ropa interior en la nevera.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here