El último diente de leche / 
Víctor M. Jiménez

1

La bruja cultiva racimos
de besos negados en labios
que el calor prometen
de la marmita.

La magia es el desamor
que late en sus vísceras
y la tristeza dibujada
por el índice de un niño,
que alguna vez fui yo.

La conocí en un tiempo dichoso,
cuando llamaba fe a mi ignorancia.

Huí.

Más tarde supe que el oasis
que creía habitar
era un desierto rodeado
de nieves eternas.
Entonces la busqué
o tal vez ella me encontró.

2

Esta noche hemos quedado
para hilvanar augurios
en el viento,
bailar desnudos por los laberintos,
bebernos a tragos el zumo
de los relojes
y levantarle las enaguas
a esa luna tímida
que sonríe desde la estación
en la que el último tren
aguarda.

No hay nada como volver
a casa en escoba.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here