Unos setenta vecinos de la localidad cacereña de Valdefuentes representarán este próximo sábado, 15 de abril, a partir de las 19.30 horas, la quinta edición de la Pasión Viviente de Cristo, un evento que el año pasado congregó en este municipio a un millar de visitantes y que supone un gasto de unos 3.000 euros, sufragados este año por el Ayuntamiento y la parroquia del municipio, y por Liberbank

Se trata de una cita cultural de carácter religiosa que desde el año 2013 moviliza a todo la población; así como también una “importante atracción turística”, ya que son muchos los vecinos de localidades cercanas los que se acercan a ver esta especial Pasión de Valdefuentes.

La representación, que dura en torno a dos horas y da comienzo en la plaza de España, se desarrolla en distintas calles del municipio y su huerto de los olivos, escenarios estos que albergarán distintos actos de la Pasión de Cristo, como la entrada de Jesús en Jerusalén en burro o el ahorcamiento de Judas, hasta “completar todo lo que significa la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret”, ha explicado el párroco de Valdefuentes, Juan Antonio Aroca, en una rueda de prensa ofrecida esta mañana en Cáceres.

En esta quinta edición no se han incorporado nuevas escenas, como ocurriera el año pasado con la de la entrada de Jesús en Jerusalén a lomos de un asno, sino que se ha trabajado más en consolidar el guión de la representación, que está ambientado además con música, y en mejorar el decorado y la escenografía.

En la preparación se viene trabajando y ensayando por escenas desde el mes de febrero, en especial las 12 personas que encarnan los papeles protagonistas, como son Jesús, la Virgen María, Poncio Pilatos, Caifás o Judas. Por ejemplo Ambrosio Guillén, que encarna la figura de Jesús de Nazaret y que ha asistido a la presentación, ha indicado que su principal reto es “emocionar a la gente”, pues según ha hecho constar “en Valdefuentes hay mucha tradición” de Semana Santa. “Es emocionante cuando hay un silencio absoluto y escuchas los sollozos de las personas”, ha asegurado Guillén, destacando que esto “es lo más bonito”.

Por su parte Pedro Álvarez, que representa a la figura de Poncio Pilatos, ha señalado que vive su papel “con mucha pasión” y no tiene “ningún problemas” en repetir cada año la representación del mismo personaje; y Rafa Rubio, que tiene el papel de Caifás, ha indicado que lo más gratificante es que la gente conozca y vea exactamente como era La Pasión.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here