La bruja Circe

Hagstone, piedra bruja, piedras de víbora, piedras del rayo, todos esos nombres hablan de uno de los amuletos más antiguos de Europa   Es sorprendente la extensión que alcanza esta tradición, desde la Península Ibérica hasta Rumanía.

Estas piedras de Bruja o de sol según de donde vengan son conocidas como amuletos de la suerte, se las relaciona con los druidas. Es cualquier piedra agujereada de forma natural, posteriormente los iberos las taladraban intencionadamente.

Encontrar esa piedra es considerado como de buena suerte, la persona que la halla no debe regalarla a nadie, porque es tener un tesoro ya que protege contra infinidad de males. Eran amuletos que pasan de padres a hijos e incluso adquirían un valor económico importante en la sociedad tradicional del occidente europeo.

En Roma se creía que era el residuo físico que dejaba la caída de un rayo. Sus dueños conservarían estas piedras en el hogar o directamente los portarían para protegerlos de los truenos y de los rayos.

En Navarra se creía que la perforación se la hace una víbora cuando la muerde,

Una hagstone, han sido usadas con profusión por todo el continente como talismán, contra los rayos, contra el mal de ojo y para protegerse de los seres del mundo feérico o sobrenatural

Una piedra de bruja bajo la almohada, en la cabecera de la cama o alrededor del cuello protegía de ella las maldiciones y enfermedades. También era prudente colgar una hagstone en la cuna de un bebé.

Una hagstone, o piedra bruja, es uno de los amuletos más antiguos de Europa. Hay registro de piedras perforadas como usadas como colgantes entre los celtíberos que son perforadas intencionadamente.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here