DSC_0455
Carmelo Cascón Merino, presidente de UNICEF Comité de Extremadura

¿Cómo valora el esfuerzo que realiza UNICEF en España (y en Extremadura) para ampliar el conocimiento de la situación de la infancia en el mundo?
Unicef como Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (United Nations International Children’s Emergency Fund) provee ayuda humanitaria y de desarrollo a niños y madres en países en desarrollo.
En Extremadura y en toda España, UNICEF realiza una labor extraordinaria de difusión de su trabajo en más de 190 países. UNICEF Extremadura es uno de los 17 Comités Autonómicos que forman parte de UNICEF Comité Español. Su labor se remonta a hace más de 40 años, con el apoyo de voluntarios que pusieron en marcha el trabajo de una entidad que hoy es un referente en los Derechos de la Infancia.
UNICEF en Extremadura lleva a cabo numerosos proyectos y acciones de impacto para posicionar a la infancia en el lugar que le corresponde, dando voz a los más pequeños de nuestra sociedad.

¿Qué retos le plantea esta nueva presidencia? ¿Cuáles van a ser sus prioridades?
Mi intención es mantener el excelente trabajo realizado hasta ahora, procurando aumentar el número de socios (hoy más de 7.000), ampliar y mejorar la colaboración y ayuda de órganos e instituciones públicas, empresas, colegios profesionales, etc. Y con la ayuda de los Comités Locales, los colaboradores voluntarios actuales y los que puedan incorporarse a esta humanitaria tarea.

¿Cómo se estructura el trabajo de UNICEF en Extremadura?
El trabajo de UNICEF en España y en Extremadura se rige por un plan estratégico que establece aquellas prioridades que marcan la línea de trabajo: supervivencia, igualdad y educación, lucha contra el VIH/Sida, protección y promoción de políticas y alianzas a favor de la Infancia. No podemos olvidar además que hay que estar siempre alerta de las emergencias humanitarias que puedan suceder y donde UNICEF juega un papel importante atendiendo a la infancia y procurando que puedan recuperar la normalidad tan pronto como sea posible.
Todas estas prioridades se materializan y desarrollan en Extremadura a través de diferentes programas y áreas de trabajo que buscan: sensibilizar a la sociedad civil de la necesidad de defender los Derechos de la Infancia en todo el mundo. Promover esos derechos para posicionar a la infancia en el centro de las política públicas tanto en países en desarrollo como en países industrializados; movilizar fondos para la puesta en marcha de los proyectos en terreno en los diferentes países en desarrollo y así trabajar para conseguir cambios reales en la vida de los niños en todo el mundo.

“En Extremadura hemos conseguido muchos logros; un pacto por la infancia y la propuesta de la creación de un Observatorio de la Infancia y las Familias”

En Extremadura hemos conseguido muchos logros: un pacto por la infancia, promover la creación de un Observatorio de la Infancia y las Familias, financiación para programas de cooperación, sensibilizar a través de nuestro programa de Educación para el Desarrollo “Enrédate” a más del 18% de los centros educativos, promover espacios de participación infantil, colaborar con municipios en la promoción de políticas públicas, sensibilización a través del sector turístico…
Pero los logros nos enseñan que quedan retos pendientes por delante en los que queremos seguir trabajando.

Teniendo en cuenta que los objetivos de los Comités de Unicef en países desarrollados como el nuestro son, básicamente, la recaudación de fondos y la movilización social, ¿en qué punto diría usted que se encuentran ambos?
Pues considero que tanto la recaudación como la movilización social han ido mejorando sensiblemente a lo largo de los años, si bien la última crisis ha afectado de forma considerable a todas las ONGs, aunque también es cierto que ello ha servido para que la sociedad se conciencie en mayor medida de las necesidades que acucian a tantos niños en el mundo, al sentir de cerca la necesidad de ayuda de personas que se hallan próximas al umbral de la exclusión.

¿Diría usted que Extremadura es una región solidaria?
Por supuesto. El problema en Extremadura es que tiene las dos provincias más grandes de España, con una densidad de población muy baja, y poco tejido industrial (existen alrededor de 8.000 industrias, la mayoría son pequeñas y medianas empresas). En la actualidad mantiene un crecimiento económico superior al de la media española, sin duda partiendo de un retraso económico histórico pero descubriendo y desarrollando nuevas posibilidades de mercado en el sector turístico, del comercio y agroalimentario.
Aun siendo una de las regiones más pobres de España, su nivel de solidaridad es muy alto, porque aquí siempre ha habido muchas necesidades y ello ha propiciado el estímulo de ese sentimiento.

¿Cómo ha afectado la crisis a las contribuciones de particulares y empresas?
En general ha afectado a todos los sectores pero como he indicado antes, la concienciación de la sociedad ha sido mayor. Ahora la sociedad siente más cerca que los problemas de los demás no son ajenos. La infancia es un tema sensible, no deja indiferente a nadie y trabajar para los más vulnerables supone un reto muy satisfactorio.

Cuéntenos acerca de la herencia que ha dejado a UNICEF un matrimonio de Cilleros…
Es curioso el gran interés que este tema ha despertado entre los medios de comunicación de la región. Supongo que las historias que hablan de solidaridad y altruismo nos siguen sorprendiendo aún hoy o quizás hoy más que nunca.

“Aun siendo una de las regiones más pobres de España, el nivel de solidaridad de Extremadura es muy alto”

Este matrimonio –que falleció sin haber tenido hijos– dejó a UNICEF como heredero de todos sus bienes y fue para nosotros una enorme sorpresa. No pudimos agradecérselo en vida, pues nunca nos informaron de la decisión de haber incluido a UNICEF en su testamento, pero servirá para seguir trabajando y para mejorar la vida de los niños de todo el mundo. [El matrimonio cedió a la oenegé 200.000 euros en metálico, un piso en Coria y un terreno en Cilleros].

¿Las empresas extremeñas se implican con UNICEF?
Es evidente que las alianzas con el sector privado se han ido convirtiendo en un área importante. Las empresas son conscientes cada vez más de su papel transformador en la sociedad. La responsabilidad Social Empresarial tiene aun enormes retos por delante en una comunidad como he señalado antes donde el tejido empresarial se sustenta en las pequeñas y medianas empresas.

Háblenos del legado y la dedicación de Andrés Rico…
Andrés Rico era una persona extraordinaria, que se implicó totalmente en UNICEF y trabajo por la infancia hasta su muerte. UNICEF y Extremadura le deben mucho y espero que algún día se le reconozca, como a nivel interno se lo hemos reconocido cuantos le hemos conocido. Su dedicación durante los últimos ocho años fue exclusiva para posicionar a UNICEF como el referente de la defensa de la infancia que es en la región. Mucho antes de ser presidente, apoyaba como voluntario a Ana, su mujer, que fue una de las personas que comenzó e impulsó la labor de UNICEF en la región. Ha sido un trabajo de largo recorrido que ha traído muchos éxitos con un enorme esfuerzo.
Andrés, desde su perfil como educador, trabajó mucho el enfoque de derechos y la sensibilización desde los centros educativos y puso gran empeño en la transformación social desde las instituciones públicas, promoviendo políticas a favor de los más pequeños.
UNICEF fue una de sus grandes pasiones hasta el final.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here