Cotidiario /
HERNÁN PACHECO PUIG

Una vez más, un año más mientras tanto. No voy a desearos un año feliz, sino un año más justo, pues sin justicia pocas cosas agradables y necesarias son posibles y más aún en estos días en que nos rodea y se impone la estulta mediocridad que sostenemos pues, ¿qué es la casta política que padecemos sino el exponente de nuestra propia mediocridad como ciudadanos?¿qué puede esperarse de nosotros tras tanta desesperante ineptitud en el uso del voto y del castigo?¿qué, si al parecer hemos dejado de soñar el futuro y nos hemos olvidado de que también somos vecinos, que hemos de ser solidarios, que juntos somos más? Ya está bien de tanta alternancia bicolor y de tanto político al uso, al mal uso, más bien. Necesitamos gestores eficientes y honestos, no estrellitas mediáticas en busca de una jubilación dorada, elitista e individual. Necesitamos jueces independientes, científicos y maestros con buenos medios, médicos descansados, artistas libres e irreverentes. Necesitamos ciudadanos que quieran serlo. Una vez más, insisto. Despertemos, pues nada ha cambiado. Cambiemos pues seguimos dormidos. Somos la auténtica posibilidad de que todo lo positivo y bueno suceda en la misma medida en que también es posible la construcción de nuestra ruina, así habla la historia. Por otro lado, deseo el cambio tanto como deseo hablar del amor y no de esto. Sabed que vivir como vivimos es vivir a medias, es perdernos vida y sólo una tenemos. Yo en verdad solo quiero hablar de ella. Hablar de que la quiero querer o de cómo la quiero pese a todo, de cómo guiña uno de sus ojos enormes en las autofotos, de cómo dice hola, o de cómo hablamos tan tontamente de sueños y de un futuro que tanto nos distancia, de la música, de todo lo que no sabemos el uno del otro, de todo lo que sobrevuela, lo que se espera vivir, lo que se sueña, lo que se aspira a construir, a lograr, lo que se pergeña, lo que se ansía, lo que aún con derecho no se alcanza pese a todo ¿qué es la vida sino la búsqueda de progreso? Sí, así es, una vez más, solo sé que la quiero frente al vacío, frente al frío y sí, a través de este extraño escrito.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here