Cotidiario /
HERNÁN PACHECO PUIG

Existo porque llevo demasiado tiempo dándolo por cierto, o no. Es la rutina sin embargo la que me lleva a sospechar, no ya que todo sea sueño, sino que sencillamente sea, la verdad. Si el simple hecho de ser es ya una premisa, no tengo muy claro para qué valen ciertas motivaciones personales, más allá de que éstas no sean si no la gran construcción del engaño. Sólo espero que al menos el engaño, la mentira, sea verdad, por cierto, que sí exista. Queda la duda asfixiándose en el vacío de si puede devenir de la nada algo, si acaso la mentira existe, existe entonces también donde esta se apoya o distrae, o no. No sé si igualar la nada o la inexistencia sea lo correcto desde luego, pero nada más tengo ahora entre estas manos que apenas si retienen un momento la idea de su propia existencia, mientras el frío, -acaso tampoco-, las engaña una vez más en el tecleo tartamudo que acuna mi descreimiento. No tengo claro que todo lo que nos está pasando sea responsabilidad exacta y directa de que nuestros sentidos juegan al despiste con nosotros. Quizás la crisis sólo sea nuestra idea de crisis, pues tan distinta es para cada unos de nosotros, al modo en que cuando pensamos en el concepto mesa, cada uno lo resuelve acudiendo a la imagen de mesa que tiene más a mano en su memoria. Sin embargo esa mesa no existe, ninguna de ellas existe, tanto da su color, su tamaño o su estado de conservación, si es útil, de cocina, de trabajo o de cámping. No existe, dejadlo. Podríamos hablar horas largas y tendidas de esas mesas, incluso podríamos diseñarlas mentalmente, generarlas, recrearlas, describirlas y aún así no las haríamos existir. Creo que existo porque dudo. Creo que existo porque dudo de lo que creo. Creo que existo porque aún te espero, amor.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here