andres-iniesta-gol-final-mundial-sudafrica-2010

Dudas de papel /
GOYO TOVAR

Sonamos. Algo hicimos mal. Lo universal desciende a lo individual. Los acontecimientos de este lunático junio nos desbaratan las previsiones. Se nos presentan en vivo las ilusiones, o sea que con mucha claridad lo real aparece crudo y sin engaño para que así lo iluso sea engaño y fruto de nuestra íntima responsabilidad.

De nunca me sentí forofo aunque aquel gol de Iniesta con mensaje a los cielos humanizase en algo mis gélidas relaciones con el balón. Así que me lo creía con la misma crudeza que nos mostraba que hemos sido la primera selección en cruzar el charco. Nos trataron como auténticos foráneos: los primeros, ajusticiando el engreimiento y los segundos implantando el profundo sentimiento de lo indígena. Dos lecciones para elevar la humildad a rango humano.

Cerca de Chile se encuentra Uruguay que produce casi el noventa por ciento de la energía que necesita gracias al uso de las renovables, que este gobierno hispano, tan popular, las entierra con un decreto de retroactividad legal corrosiva justo al siguiente día del Día Mundial del Medio Ambiente; . Empresas e inversores tienen su vista y futuro puestos en la visión europea, por si hubiera mal remedio. A ver qué me dicen mis alumnos de aquellos posibles del sol y del viento.

El jefe del Ejecutivo extremeño afirma que la remodelación de su selección se hace para “potenciar la creación de empleo”; lo que me incita a concluir que antes de la remodelación no debió existir ese potenciar, o que se dedicaron los esfuerzos a la creación y mantenimiento del paro. Para mayor abundancia en la duda, la nueva responsable de la cosa del empleo nos alumbra afirmando que viene a considerar que el derecho fundamental es la Renta Básica (no creo que fuera por lo que escribí hace un mes). Todo ello enmarcado y embellecido en el falsario programa que ensalza la caridad y la dádiva ignorando que pueda brillar la Justicia.

Esta no es la Europa que nos dibujaron cuando éramos jóvenes. Ni la España de ahora figuraba como proyecto de lo que era aspiración común en los umbrales de este siglo. Ni la Extremadura dañada imaginó que los abundantes esfuerzos para enderezar destinos manidos se fuesen a remediar utilizando formas ajadas de gobierno sumiso.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here