Si te viera Schopenhauer /
SERGIO MARTÍNEZ

El pasado jueves me preguntaban en mi colaboración habitual de los jueves en los micrófonos de la cadena cope que qué quería para Cáceres en 2014. Mi respuesta ante esta cuestión fue sencilla. Me gustaría que Cáceres fuera una ciudad valiente.

La verdad es que utilizar el adjetivo valiente para un ente como una ciudad igual no es el apropiado pero es que a veces siento que vivo en una urbe adormilada y con miedo de afrontar el futuro. Me explico, llevo años escuchando la cantinela de que Cáceres debe convertirse es en la faro turístico de Extremadura y hacer que el sector sea una verdadero motor económico y social para la ciudad y la provincia. Pero no nos engañemos, estamos a años luz del tión turístico de ciudades como Santiago de Compostela, Córdoba, Salamanca o Toledo.

Parafraseando a uno de mis grupos de cabecera, los madrileños Vetusta Morla, considero que ser valiente no es sólo cuestión de suerte, sino una cuestión de actitud. Si de verdad queremos ser una ciudad turística apostemos por ello sin remedio. Apoyemos el pequeño comercio y favorezcamos el crecimiento de zonas comerciales: ¿cómo se hace eso? Dejemos de hablar de peatonalizar calles y hagámoslo.  Que la avenida de Portugal  y la zona de San Pedro de Alcántara sean peatonales ya, y sirvan para crear alrededor de Cánovas zonas comerciales conectadas con el centro.  Hechas por y para el disfrute del ciudadano. Por favor, arreglar el mismo paseo catovi debe ser urgente.

Vamos a trabajar en ello, pero hagámoslo. Que la calle General Ezponda y la calle Pizarro sea también peatonales, sino todos los días, al menos sí lo fines de semana y, de esta forma, permitamos llenar el centro de terrazas y una mayor oferta comercial y hostelera. El arreglo de la plaza de la Concepción (en proyecto) es urgente para revitalizar la calle Moret y adyacentes. Una ciudad turística no puede tener los aledaños de la Plaza Mayor en ese estado de abandono. Que Cáceres sea reconocida por el visitante por una ciudad peatonal, accesible y disfrutable.

Busquemos una solución para que la plaza de San Juan mejore en accesibilidad y su función de espacio público. Es absurdo tener un espacio tan atractivo como simple zona de paso. Busquemos un espacio para realizar un mercado al estilo de La Victoria en Córdoba o el de San Miguel en Madrid.  Luchemos porque se acabe la segunda fase del  Centro de Artes Visuales Helga de Alvear y con ello una reestructuración del espacio de la Plaza Marrón (actualmente muerto) y la calle camino llano. Cáceres tiene potencial pero, la ciudad, además de mostrar una colosal parte antigua, da signos de dejadez y orfandad.

Y luego promocionemos la ciudad de verdad. Obliguemos al Gobierno de Extremadura a apoyar a Cáceres como referencia turística de Extremadura. Si no estamos quedando fuera de los proyectos industriales y comerciales de la región que al menos apoyen diáfanamente este objetivo turístico. Lo dicho,  ser valiente no es sólo cuestión de suerte sino de actitud.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here