Seven-Movie-Wallpaper-15

Pantalla /
Eduardo Villanueva

20 años de ‘SE7EN’.

Pese a tener un guión con algunos recursos facilones y diálogos (solo en contadas ocasiones) sonrojantes, por pretendidamente intensos, lo cierto es que ‘Se7en’ se ha erigido por méritos propios como la ‘Psycho’ posmoderna y ha influido en estos últimos 20 años de manera notable en el audiovisual.

Si Jonathan Demme consiguió desflorar el género del ‘psychokiller’ con ‘El silencio de los corderos’, que Hitchcock había desvelado previamente y (como siempre) adelantándose a su tiempo, David Fincher alcanzó la catarsis del ‘psycho-thriller,’ gracias a una puesta en escena innovadora y ‘avant-garde’ para la época (1995) y a un punto de giro argumental que todavía sigue dando que hablar, 20 años después.

Algunos le tacharon de modernillo, pero lo cierto es que dos décadas después ‘Se7en’ se ha revelado como una cinta sólida, que aguanta el paso del tiempo. De hecho, la película de Fincher (que a su vez bebe de numerosas influencias cinéfilas, desde ‘La noche del cazador’ hasta ‘Psicosis’) es uno de los ‘psycho-thrillers’ más imitados de la historia del cine.

Años después, Fincher firmaría la que es –hasta el momento- su mejor obra, ‘Zodiac’, que sigue los pasos de otro asesino en serie, el del Zodíaco, y que no tuvo una respuesta tan potente en la taquilla como ‘Se7en’.

En ‘Se7en’ brillan la puesta en escena de un maestro del audiovisual como es Fincher, una sólida dirección de actores, su lavado de colores y un gran trabajo en el diseño de producción, del que se desprenden numerosos detalles que dan empaque a la película. A saber:

  1. La libreta del asesino fue escrita de la primera a la última palabra, como si fuera el trabajo del mismo psicópata.
  2. Los tonos ocres y metálicos de una fotografía pionera (obra del privilegiado ‘cinematographer’ iraní Darius Khondji).
  3. Kevin Spacey, el asesino en serie John Doe, no sale en los créditos iniciales de la película. Su aparición en la película fue una sorpresa para la mayoría de los espectadores, ya que ni siquiera las críticas mencionaron el spoiler en sus ‘reviews’.

Nada de esto hubiera sido posible en la era Internet, donde es complicado llegar virgen a una sala de cine.
  4. Los créditos de inicio, creados por Kyle Cooper, son uno de los que más influencia han tenido en la historia moderna del cine. En ellos aparecen hojas del diario de John Doe quemándose.
  5. ‘Se7en’ es una de las pocas películas en la que los créditos finales van bajando en vez de subiendo. Moderneces de este tipo hicieron que la película se haya convertido en una cinta de culto de la era post-grunge.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here