Con ánimo de discrepar /
VÍCTOR CASCO

¿Por qué ese miedo a que los ciudadanos voten en referéndum? Si estamos convencidos de que en Cataluña el deseo de independencia es muy minoritario ¿Por qué ese terror a que se demuestre fehacientemente en las urnas?

Yo soy partidario del derecho a consulta. Del derecho a consulta de los catalanes y del derecho a consulta de todos los demás ciudadanos. Es más, a mí me gustaría que también me preguntaran sobre temas trascendentales. Me gustaría poder participar en la decisión de si España debe ser un reino o una república, si un estado unitario o federal, si valen las autonomías o podemos ir más allá… En definitiva, reclamo mi derecho a que se me consulte decisiones drásticas e importantes. Con votar cada 4 años a representantes electos no me basta.

En otros países se realizan consultas ciudadanas sin mayores quebraderos de cabeza. En algunos de ellos se llega a votar 6 o 7 veces al año. Aquí en España el único referéndum aprobado ha sido el de la OTAN —dejando aparte los constitucionales que son obligatorios—.

Yo no soy nacionalista. Y con esto quiero decir que no soy nacionalista ni catalán ni español. Pero soy demócrata y por lo tanto no me asusta que los hombres y mujeres puedan tomar decisiones, aunque éstas no me gusten. Salvo atentar contra los Derechos Humanos, toda consulta debería estar permitida. Es más, debería ser aplaudida y alentada.

Pero claro, se empieza votando en Cataluña y se termina tomando decisiones sobre economía o derechos sociales (como prohibir que se privaticen las pensiones o que se reduzcan servicios en educación y sanidad…) y eso no gusta nada a los próceres del país, acostumbrados a obedecer únicamente los dictados del mercado, que como dice Montoro “no son gilipollas”… Y tiene razón el señor ministro, los gilipollas somos los demás que consentimos que los mercados hablen en nuestro nombre.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here