Es un festejo multitudinario, que suele congregar entre 7.000 y 8.000 personas el martes de carnaval

TAPAS

La fiesta de la ‘Pedida de la patatera’, que cada año se celebra el martes de carnaval en el municipio de Malpartida de Cáceres, estará dedicada este año a Portugal; en concreto, a la farinheira, un embutido típico de la cocina portuguesa que se emplea como acompañamiento de algunos platos tradicionales, y que sería el equivalente a la patatera.

Así lo ha confirmado el alcalde de Malpartida, Alberto Aguilera que ha subrayado que el festejo contará en esta nueva edición con la participación de escuelas de cocina del país vecino, grupos de folklore portugués y un mercado luso, desde el domingo de carnaval. Es una fiesta “multitudinaria, que suele congregar entre 7.000 y 8.000 personas el día grande”: el martes de carnaval. Aunque los festejos empiezan antes, con las jornadas gastronómicas, que siempre tienen lugar una semana antes.

Se trata de una semana de contenidos gastronómicos centrados en la patatera, que contará con actividades lúdicas para niños, conferencias y concursos populares y profesionales en torno al producto de la patatera; “un producto estrella, económico. Si no vienes aquí a Cáceres, no lo encuentras en ningún otro lugar”, subrayado el regidor malpartideño. Así, las jornadas sirven para “destacar la evolución que ha tomado el uso de la patatera en la localidad, y cómo se está introduciendo en exquisitas tapas”. En casi todos los bares y restaurantes de la localidad se podrá disfrutar de algún plato o tapa elaborado con patatera o comerla fresca.

TAPAS SOFISTICADAS

Este año se podrán degustar “tapas sofisticadas” con patatera como: “Migas carnavalescas con patatera”, “Rollito de patatera y miel con mermelada de tomate”, “Crepe de patatera, salsa de cebolla caramelizada y crema de Torta del Casar”.

Actualmente, se trabaja en una ´Ruta de la tapa permanente´ que incluirá alguna de estas tapas, según ha explicado Aguilera. En cuanto a la declaración de este festejo como Fiesta de Interés Gastronómico, Aguilera ha precisado que los informes de la Junta “son favorables, aunque estamos a la espera de que se pronuncien al respecto. Es un proyecto muy ilusionante, que busca no solo promocionar la fiesta, sino también el sector agroalimentario como motor de futuro en el municipio”.

El festejo se remonta a finales del siglo XIX y se basa en la costumbre que tenían los jóvenes de pedir este producto durante la celebración de los carnavales.

EDUARDO VILLANUEVA /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here