Mi ojito derecho
Clorinda Power

Comisión de investigación de la financiación irregular del PP en el Congreso. Rufían se refiere a “la bandera del pollo” en conversación con Álvarez Cascos. Escudero, sentada a la derecha de Cascos, pide la reprobación de Rufián al presidente por entender que aquel ofende a “la bandera de todos los españoles”. A continuación, Rufián la llama palmera y Escudero vuelve a pedir su reprobación. Y mientras el presidente trata de calmar los ánimos, Rufián le guiña un ojo a Escudero y ésta le llama imbécil. Escudero se marcha y deja al presidente preguntándose qué habrá hecho él para merecer aquello y a Cascos divertidísimo con la escena.

Desde que ocurrió este episodio de vergüenza, yo creía que eran dos los comparecientes: Cascos y Escudero. Hoy me entero de que Escudero ejercía de Vicepresidenta de la Mesa.

El reglamento del Congreso no deja lugar a dudas a cerca de las funciones de los Vicepresidentes de la Mesa: “sustituyen al Presidente, ejerciendo sus funciones en caso de vacante, ausencia o imposibilidad de éste. Desempeñan, además, cualesquiera otras funciones que les encomiende el Presidente o la Mesa”. Por eso creo que Escudero anda buscando un poquito de gresca cuando reprobó a Rufián por insultar a la bandera (“del pollo”). Resulta difícil creer que, con el Presidente a escasos centímetros de Escudero, este no escuchara a Rufián y necesitara de la vicepresidenta para repetirle la gravedad de aquellas palabras. Por eso creo que si el Presidente de la Mesa dejó pasar las palabras de Rufián era porque entendía que estas no eran objeto de reprobación. Entonces, ¿qué hacía la Vicepresidenta? Pues darle a Rufián gasolina (cómo si la necesitara).

Cascos, después de más de 20 años siendo uno de los jefazos del partido, se lava las manos

Y con el puesto de la vicepresidenta vacío, un Cascos encantado de la vida y unos periodistas transcribiendo rápidamente la pelea con la que abrir los periódicos y los telediarios. Y de nuevo, nos dejamos fuera la terrorífica declaración de un antiguo dirigente del PP en relación con la corrupción de su partido. Así que voy a hacer aquí un resumen: Cascos, después de más de 20 años siendo uno de los jefazos del partido, se lava las manos y dice no haber visto los millones que durante años se cambiaron de manos delante de sus bolsillos.

Por cierto, casualidades de la vida, suena ahora en la radio un bolero de Agustín Lara que se llama Palmeras. La letra dice así “Hay en tus ojos el verde esmeralda que brota del mar, en tu boquita la sangre marchita que tiene el coral, en la cadencia de tu voz divina la rima de amor. Y en tus ojeras se ven las palmeras borrachas de sol”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here