La magia el iceberg /
VÍCTOR M. JIMÉNEZ

—El nudo de la corbata está perfecto —pensó mientras subía al estrado con pasos seguros.

Colocó los papeles sobre el atril y conectó el micrófono. Aquel tema era su especialidad y comenzó a hablar con soltura y emoción. Media hora después, un muchacho de mantenimiento sintió lástima y tuvo el valor suficiente de acercarse a él para decirle que el auditorio estaba completamente vacío y que era hora de cerrar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here