La bruja Circe

En esta situación caótica que estamos pasando, se imponen la paciencia y la aceptación.

Busca la calma aunque sea a unos minutos de tu día, quedarte quieta y deja que la vida se desarrolle pacientemente sin intentar dar un salto a la acción. Sabes que es verdad, sabes que el tiempo dirá y sanará, entiendes que apresurar, empujar, forzar y querer las cosas no siempre es el camino a seguir. Pero eres humana quieres que suceda algo ya, ahora. Escucha a tu cuerpo sus mensajes te dicen para, date tiempo y cuando no puedas soportar la inquietud, medita unos instantes no verdad a la impaciencia o te dañara, te quitara los recursos que tienes. La resistencia, la impaciencia, la rabia, el dolor… todo nos impulsa a salir corriendo ¿pero hacia dónde?

No somos buenos para sentarnos, inhalar, exhalar, para qué engañarnos   Nos gusta hacer, actuar, ser eficientes y terminar con esto.

Pero ¿ que pasa con la cosecha que se corta prematura? Que no tiene fruto. No siempre es sabio apresurar las cosas. La velocidad y la eficiencia son cualidades altamente respetadas hoy día, pero muchas veces hay que ir despacio para que todo salga bien.

Hemos olvidado el lenguaje secreto del tiempo, el ritmo natural de la naturaleza y la vida , olvidado como es aceptar lo que no nos gusta pero no podemos cambiar.

No la paciencia, no te va a sanar o resolver tu dilema, pero cambiará la forma en que lo vives y el daño que te dejará. Decídete por la calma.

Recuerda las cosas no van despacio, van a su ritmo.

Bendiciones en este día.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here