El iceberg – Microrrelatos
Víctor M. Jiménez

El hombre avanza por el camino embarrado para buscar ayuda. Ha tenido que bajarse del coche, que se ha quedado atascado. Muy cerca divisa una casa solitaria que parece habitada. Hacia allí dirige sus pasos y sus esperanzas. Llama a la puerta. Hay algo en el entorno que le resulta inquietante y a la vez familiar.

—Te estaba esperando —le dice el anciano que le abre invitándole a pasar con una sonrisa.
—Muchas gracias —le responden mientras entra con cierto reparo. Le parece que el viejo no está muy bien de la cabeza.
—Siéntate aquí, junto a la chimenea. Así irás entrando en calor. Voy a buscarte ropa seca, seguro que tengo algo de tu talla.

El hombre se queda solo en el enorme salón, a la luz del fuego. Entonces distingue una fotografía sobre una mesita. Se reconoce en el rostro del joven de mirada profunda y recuerda perfectamente el momento: el día de su graduación. El desconcierto inicial se transforma en sosiego. Lo acaba de comprender todo. Sabe que está en el sitio adecuado y en la mejor compañía.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here