VEHÍCULOS-INSPECCIONADOS-1991-2013-(3)

El Gobierno de Extremadura asegura que se han mantenido los mismos trabajadores y que incluso se ha contratado a ocho más. La nueva empresa concesionaria construirá tres estaciones en la provincia de Cáceres y se garantiza el mantenimiento de las que están operativas con personal funcionario, como la de la capital cacereña.

Los sindicatos UGT y CC.OO han mostrado su disconformidad con que una empresa privada se haya hecho cargo de las dos estaciones, Almendralejo y Olivenza, que gestionaba el Gobierno de Extremadura a través de la empresa pública Gpex, así como de la construcción y gestión de las ocho nuevas que se van a construir en Jaraíz de la Vera, Valencia de Alcántara, Jerez de los Caballeros, Azuaga, Logrosán, Castuera, Herrera del Duque y Don Benito, que estarán listas a finales de año.

Aunque los sindicatos se muestran satisfechos porque se hayan mantenido los empleos, señalan que se trata de una fórmula de “destruir empleo público” y desde UGT resaltan que los datos del último trimestre de 2013 de la Encuesta de Población Activa (EPA) indican que Extremadura tenía 89.200 asalariados en el sector público, en el total de todas las administraciones,  lo que supone 1.800 trabajadores menos que en el mismo periodo de 2012.

Pero en el caso de la concesión de las ITV, el director general de Transporte, Ordenación del Territorio y Urbanismo, Miguel Ángel Rufo, ha manifestado que en hacer las diez ITV que hay en la región “se ha tardado 20 años” y que si se quería ampliar el servicio a otras poblaciones “lo más rápido y eficaz era concesionar laprestación para no tener que esperar otros tantos años y generar inversión y empleo”.

En este sentido, Rufo ha señalado que  en las estaciones de Almendralejo y Olivenza se han mantenido los cuarenta y dos empleados y que se ha contratado a ocho más, además de que en las próximas estaciones se contará en  cada una con una media de diez o doce empleados.

Sin embargo, la secretaria de Administración Autonómica de UGT, María Ángeles Rodríguez, ha incidido en que para ellos “era factible” que Gpex siguiese haciéndose cargo de las estaciones de inspección de vehículos y que este servicio “debería de ser cien por cien público” y que además de “la ruptura del empleo público”, ha añadido, “supone un encarecimiento en el precio de las tasas”.

Menos crítico se muestra el responsable de la secretaría de Negociación Colectiva de la Federación de Servicio a la Ciudadanía de Comisiones Obreras, Juan Luís Lancho, quien ha manifestado que con la negociación “se ha conseguido que los trabajadores mantengan sus puestos de trabajo y el mismo contrato que tenían respetándose la antigüedad”, aunque sí han perdido algún derecho como los días de asuntos propios. No obstante, para CC.OO también “lo ideal hubiese sido un modelo de gestión pública”.

Otro de los aspectos que ha generado polémica ha sido el incremento de las tasas para las revisiones. La semana pasada el Diario Oficial de Extremadura (DOE) publicaba que el precio máximo por inspección periódica de un vehículo ligero se fija en 31,43 euros. La tarifa máxima por inspección periódica aplicable a vehículos pesados es de 47,77 euros.

El director general ha aclarado que la normativa establece que la empresa privada pueda cobrar como máximo un 40% más que la tasa establecida por las estaciones públicas, pero que de momento la empresa ITV Vega Baja ha decidido mantener la tasa inicial y aplicar el IVA del 21% obligatorio para el ámbito privado.

Así, el coste de pasar la revisión en Almendralejo y Olivenza es de 35,49 euros y en las públicas 29,99, es decir, 5,5 euros menos, y en el caso de vehículos de más de 3.500 kilos supone pagar una tasa de 61,60 euros, en las gestionadas por la Consejería de Fomento la tasa se fija ahora en 51,57 euros, es decir, casi diez euros menos respecto a las privadas.

Para Miguel Ángel Rufo esta subida “compensa” por poder contar con estaciones “más cercas de los ciudadanos” y ha destacado que las dos estaciones concesionadas han incrementado las inspecciones desde enero, asimismo pone como ejemplo que un ciudadano de Valencia de Alcántara tiene que recorrer 160 kilómetros para pasar la revisión en Cáceres, además recuerda que en las nuevas no hay que pedir cita ni abonar el dinero previamente.

[toggle title_open=”La ITV de Cáceres pasó 54.388 revisiones en 2013″ title_closed=”La ITV de Cáceres pasó 54.388 revisiones en 2013″ hide=”no” border=”yes” style=”white” excerpt_length=”0″ read_more_text=”Leer más” read_less_text=”Leer meno” include_excerpt_html=”yes”]

 

La estación de inspección de vehículos de Cáceres realizó durante el pasado año 54.388 revisiones, del total de 587.246 que se hicieron en las doce estaciones de la región más las ocho ITV móviles. Esta es la cifra más alta de inspecciones que se ha recogido en Extremadura, contabilizándose 26.608 revisiones más a turismos y vehículos pesados que en 2012.
En cuanto al resto de estaciones de la provincia de Cáceres: en Plasencia se registraron en 2013 un total de 43.470 inspecciones, en Navalmoral de la Mata 22.559, en Trujillo 20.342, en Moraleja 15.204 y en la de Coria fueron 15.157 inspecciones.
Si hacemos una comparativa más a largo plazo, las inspecciones en Extremadura en 1991 sumaron 135.453 y a partir de este año fueron incrementándose hasta alcanzar un pico en 2004 con 359.760 revisiones, cifra que se desplomó en 2006 cuando hubo un total de 278.667. A partir de esa fecha la tendencia ha sido al alza hasta llegar al máximo de inspecciones en la región en 2013 con la cifra antes citada de 587.246.
De estas revisiones, la media de rechazos se situó en el 19,22% y la mayoría, un 26,69%, fue por problemas relacionados con los ejes o neumáticos, seguidos con un 23,87% los fallos en alumbrado y señalización y el tercer lugar con un 18,10% de los casos por no funcionar de manera correcta los frenos.[/toggle]

Isabel Valdés /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here