A_CASTANOS_TEMBLAR_01

Los centenarios castaños del Temblar volverán a ser visitables el próximo 10 de enero, después de que se haya prohibido su entrada para preservar las cosechas de castañas, o lo que es lo mismo, proteger las cosechas de los excursionistas voraces.

Se trata de un espacio natural mágico, formado por cinco castaños centenarios situados en un antiguo huerto cercano al arroyo del Temblar. La entrada al recinto ha estado prohibida desde el pasado 1 de octubre. Este paraje también alberga otras especies arbóreas catalogadas oficialmente como árboles singulares en Extremadura. Acercarse a Segura de Toro y recorrer este entorno ya es posible, después de dar por finiquitada la temporada de cosecha.

La ruta de los cinco castaños

La ruta se inicia en Segura de Toro y es muy corta, 2 kilómetros de ida y otros 2 de vuelta. Para llegar a la ubicación de los cinco castaños, se puede salir de Segura por el cementerio y adentrarse en una finca donde dará comienzo un camino de tierra.

El ascenso serpenteante de la vereda se alargará durante 1,5 kilómetros, hasta cubrir los últimos 500 metros por un camino llano, bien señalizado. Una vez allí, ya se podrán observar estos cinco castaños centenarios. Tienen entre 500 y 800 años y presentan unas formas peculiares, con troncos muy retorcidos.

El ejemplar más destacable es el Hondonero. Un árbol de 25 metros de altura, que sale al encuentro del senderista, en la parte baja del huerto. El Castaño del Arroyo, el Bronco, con su popular tronco en espiral, el Retorcío y el Menuero (el más alejado de todos) componen este mosaico natural.

Un espectáculo sencillo y cautivador de la naturaleza, que aunque resulta mágico en otoño, también supone un buen recoveco para perderse en invierno, al abrigo de los árboles desnudos.

Eduardo Villanueva /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here