709703_1

De Cáceres de toda la vida /
José María Saponi

Hablar de estas cosas tan cercanas, pudieran parecer cuestiones de poca monta o incluso irrelevantes para algunas de las personas que tengan la amabilidad de leer estas líneas, pero no me resisto de traerlas a colación, porque de alguna forma constituyen recuerdos y antecedentes para mucha gente de Cáceres.

Tendemos a recordar algunos sucedidos de los que guardamos un grato recuerdo y también de aquellos que no fueron tan gratos, de todas formas es bueno que de vez en cuando recordemos nuestro pasado, al objeto de no perder algunas referencias que conformaron nuestra vida a lo largo del tiempo. La memoria nos trae al presente el pasado, hoy traigo como recuerdo, algo que con cierta frecuencia se decía, en conversaciones de muchachos, del entorno de la calle Tenerías y Caleros.

Al referirse a su colegio en la infancia, siendo hoy adultos, se decía. “yo estudié en la Universidad del Madruelo.”, que expresaba el cariño de los que habían sido alumnos de ese centro escolar. Las familias que vivían en el entorno de la Plazuela de Santiago, llevaban a sus hijos al Colegio Público “Virgen de Guadalupe”, más conocido como el Madruelo situado en los aledaños de la ribera de la Madre, muy cerca del Puente Vadillo, de la calle Tenerías y de la de Caleros.

Este Colegio uno de los más antiguos de la ciudad, de la misma época, posiblemente que el Colegio Ntra. Sra. de la Montaña, en el entorno de las Casas Baratas y la Peña Redonda, del que personalmente guardo gratos recuerdos, y el del “Perejil”, aledaño a la Plaza de toros cacereña, de la misma época. El edificio donde se ubicaba el Colegio Público del Madruelo, linda con el reguero del rio de la “Madre”, se creó en la época de la II República en el año 1931, en un terreno expropiado a la finca de Victoriano Hurtado, situada entre la ronda de Vadillo y las Tenerías y que se conoció años después como Huerta de los Periquenes, ¡cuántas andanzas infantiles por la huerta del Tío Periquene, de la mano de mi primo Gabriel¡.

Juan José Moreno Doncel, un magnífico locutor de radio, de buena voz para ese medio, estudió en las aulas del Madruelo, por esta situado en la cercanía de su casa. A él, a Manolo (uno de los socios de Tambo), a mis primos los Durán Mendo, que vivían en las Tenerías, les he oído hablar de ese lugar y demostraban un gran cariño por aquel Colegio, al que le dedicaban el nombre de Universidad del Madruelo, y sus recuerdos muestran orgullo y agrado, a pesar de los tiempos difíciles de aquellos años de infancia escolar. Juan José Moreno Doncel ha sido uno de los primeros promotores del nombre de Universidad del Madruelo para el Colegio en el que estuvo siendo muy niño, durante los años 1955 al 1962 con doña Paula como directora.

Los alumnos que pasaron por ese Colegio lo recuerdan como “un ejemplo de integración social y cultural”, y en el cursaron sus primeras letras, los niños del barrio, los mercheros del cerro de la Buitrera, cerro situado frente al Colegio, al otro lado de ronda Vadillo, y los que vivían en las fincas de La Montaña y el Portanchito, que recuerdan con respeto y cariño a don Galo, el profesor que implantó un sistema onomatopéyico para aprender a leer y que también estuvo en el colegio de la Montaña.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here