La red de voluntariado de Cáceres (RedCor) ha conseguido movilizar a más de 850 personas voluntarias desde que, hoy hace un mes, se decretara el estado de alarma. A lo largo de este periodo han sido 300 las personas que han recibido formación online para llevar a cabo las tareas de voluntariado. De estas, 25 personas garantizan el suministro del Banco de Alimentos, mientras que otras tantas realizan recados a domicilio, llevando productos de alimentación y/o farmacia.

RedCor se creó entonces para hacer más llevadera la medida para aquellas personas más vulnerables o necesitadas. La red ha coordinado la colaboración de una veintena de organizaciones sin ánimo de lucro, desde asociaciones de vecinos, a protección civil y colectivos diversos. “El trabajo del voluntariado de RedCor crece día a día y trata de adaptarse a las necesidades y peticiones que la pandemia reclama”, indica RedCor.

Llamadas, recados y protección

En este mes se han contestado más de 500 llamadas de teléfono sobre diferentes problemas, para lo que se ha arbitrado un equipo de 10 personas que atienden por turnos desde sus casas. En esta actividad participan tres asociaciones de vecinos y dos de protección civil.

Otras 50 personas voluntarias se dedican a los mayores de Cáceres, la más sensible al virus, para sensibilizarlos en la idea de que no salgan a realizar pequeñas compras y que utilicen el servicio de recados de RedCor.

También hay otra sección confeccionando equipos de protección individual desde sus casas, y de forma homologada. Gracias a ellos se ha ofrecido este material a hospitales, así como a residencias de mayores y personas con discapacidad. Hasta el momento se han repartido ya unas 1.000 mascarillas y 800 batas y se espera llegar en breve a las 2.500 y 3.000. respectivamente.

Cartas a hospitalizados

Desde RedCor se hace una llamada especial  para hacer llegar mensajes y dibujos a las personas hospitalizadas en centros de Madrid, Cáceres y Badajoz. La dirección donde enviar las cartas es cartas@redcor.org. “Esta es una tarea aparentemente sencilla pero que contribuye de manera muy eficaz a paliar la soledad obligada que esta enfermedad provoca en los afectados”.

Asimismo, una decena de psicólogos profesionales apoya a las personas voluntarias para que mantengan el ánimo alto. También se abarcan otras labores como el refuerzo educativo para el alumnado que está teniendo más dificultades en el aprendizaje durante el confinamiento. o. el mantenimiento de las colonias de felinos de la ciudad.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here