Se trata de una exposición formada por piezas de gran formato bajo el hilo conductor del paisajismo urbano.

Por un lado, el arte de Elena Dávila forma una narrativa visual que trabaja con las emociones. Por su parte, García Muñoz prefiere centrarse en captar el instante de las ciudades visitadas.

De la conjunción de estas dos formas de ver el mundo nace la colección ‘Azul y Siena’, se expresan trabajando sobre el mismo lienzo para comunicar algo diferente, más amplio y complejo.

Los artistas

La madrileña Elena García Dávila se formó en la Escuela de Artes y Oficios de Mérida para después licenciarse en la Facultad de Bellas Artes de Salamanca. En el año 2001, con 24 años, ya creó su propia Escuela-Taller.

Además, ha desarrollado numerosos proyectos pictóricos. Ha ganadores varios concursos públicos y se pueden disfrutar de manera permanente más de un centenar de obras. En su currículo cuenta con numerosas exposiciones en España y Portugal.

La pintura de Dávila se caracteriza por ser muy intimista, personal y reflexiva. Cada elemento técnico es escogido con minuciosidad para trasladar al espectador de la obra emoción y que traspase así la superficie del lienzo.

Por su parte, el emeritense Miguel Ángel García Muñoz es un pintor y fotógrafo autodidacta. En el año 2001 contactó con Dávila para comenzar su formación académica en la Escuela Taller de ésta. A partir de aquí comenzó a exponer junto a otros pintores locales.

Durante los cuatro años de estudio experimenta varias técnicas y fórmulas creativas. Al terminar las clases, continúa trabajando de manera individual en su taller además de buscar referentes artísticos internacionales para seguir ahondando en su estilo. En el año 2015 vuelve a trabajar con su maestra. Así, comienza a explorar en el paisajismo urbano. Llega a ser finalista en un prestigioso Certamen Internacional de Pintura además de realizar varias exposiciones individuales.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here