Imagen-Calderón

¿Hace cuánto que comenzó tu andadura con UNICEF?
No lo recuerdo exactamente. Sé que fue un verano, cuando ya estaba jugando en la NBA, hará 5 o 6 años. En Cáceres me reuní con los representantes de UNICEF Extremadura… y hasta ahora. La verdad es que estoy muy contento de poder colaborar con una organización como UNICEF.

¿Cuál es el sentido de esta colaboración?
Colaborar en todo lo que ellos me proponen para ayudar a los niños de cualquier parte del mundo. Creo que aquellas personas que tenemos cierto acceso a los medios de comunicación, tenemos la obligación de involucrarnos en estos temas. A veces, un comentario o una reflexión, hacen que mucha gente se dé cuenta de que tenemos que ayudar a aquellos que lamentablemente no viven en el primer mundo.

¿Por qué los niños?
Para empezar, son los más débiles y son la esperanza de nuestra sociedad. Si queremos cambiar para mejorar, tenemos que centrarnos en ellos desde el primer momento y no podemos permitir que haya situaciones en que los niños sufran injustamente, hambrunas, guerras, sequias, desastres ambientales, etc.

¿Cómo te ha cambiado el trabajo con UNICEF?
Ha sido un cambio progresivo. Me he  dado cuenta de que toda ayuda es poca pero imprescindible. Lo que en nuestra sociedad no valoramos, o despreciamos, puede ser fundamental en otra. Por ejemplo, el tema del agua corriente que para nosotros es algo natural. Hay países o zonas donde no es así, la gente vive por y para el agua. No tener cubierta esa necesidad, va a condicionar su vida en todos los sentidos.

“Lo que en nuestra sociedad no valoramos, puede ser fundamental en otra”

Hace poco fuiste a Zambia con UNICEF, ¿cómo fue esa experiencia? ¿Cómo lo recuerdas?
¡Increíble! Desde siempre había querido tener una experiencia como esa. No solo yo, Ana (mi esposa), también. Lástima que ella no pudo acompañarme. Fue una gran experiencia que ojalá pueda repetir. Me di cuenta de todo lo que hace UNICEF y de las necesidades que hay que cubrir. Fue una motivación extra para continuar colaborando con UNICEF. De verdad, una gran experiencia.

¿La ayuda llega?
Por supuesto que llega, pero también es cierto que hay problemas de transporte, burocráticos, etc. Pero no debemos escudarnos en eso para no colaborar. Todo lo contrario, los problemas tienen que servir para que colaboremos y ayudemos más.

¿Por qué es importante ayudar?
Hay muchas vidas en el mundo que dependen de esa ayuda. Creo que la respuesta es muy sencilla. Lo que hay que conseguir es concienciar a todos los que podamos de que debemos colaborar continuamente y en todo lo que esté a nuestro alcance.

Cuando te pregunta tu hijo mayor por qué sacas tiempo para conocer a niños que viven tan lejos, ¿qué le dices?
Todavía es muy pequeño para preguntar eso, cuando lo haga le explicaré que hay muchos niños que no tienen las cosas que tiene él y que, entre todos, debemos colaborar para conseguir un mundo más equitativo y justo; donde todos los niños tengan las mismas oportunidades.

Además tienes tu propia fundación, ¿a qué se dedica?
Por ahora, estamos centrados en programas de ayuda a la infancia y la juventud en el ámbito de Extremadura. Hacemos lo que podemos, modestamente.

* José Manuel Calderón es Amigo UNICEF Comité Extremadura

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here