fotonoticia_20150121131145_800

La nueva ley del deporte pretende evitar este tipo de prácticas y mejorar las relaciones labores del sector

El deporte mueve millones de euros y muchos intereses. Un gran negocio, poyado por el marketing impecable de la salud y el bienestar en los ciudadanos, que adolece de una normativa adecuada (como en muchos otros sectores profesionales, dicho sea de paso) que frene, por ejemplo, el intrusismo profesional, uno de los mayores problemas que afectan al ámbito deportivo.

La nueva Ley de las profesiones del deporte, cuyo borrador se presentó la semana pasada en el Parlamento de Extremadura, se plantea como principales objetivos evitar el intrusismo y mejorar las condiciones laborales del sector.

El director general de Deportes del Ejecutivo extremeño, Antonio Pedrera, asevera que el anteproyecto de Ley sobre la ordenación del ejercicio de las profesiones del deporte es una “ley necesaria y demandada por el colectivo del mundo del deporte”.

“Con esta ley”, subraya Pedrera, “se pretende que nuestros profesionales del deporte extremeño estén amparados por una regulación que evite el intrusismo y que les reconozca su trabajo como merecen”, del mismo modo que se busca dar un salto de calidad al deporte extremeño.

En la elaboración de este proyecto de ley han estado implicados todos los colectivos: federaciones, profesionales del sector, universidad, y colegios profesionales, para dar cumplimiento a la “exigencia de estar en posesión de la correspondiente titulación” para la realización de actividades de enseñanza, dirección, gestión, entrenamiento y animación de carácter físico- deportiva.

Según Pedrera, “Extremadura está experimentando un importante desarrollo deportivo y su práctica se ha convertido en una parte importante de los hábitos diarios de los ciudadanos, de modo que forma parte de la denominada economía del ocio”.

De esta forma, el director general apunta que la actual propuesta de ley “busca garantizar el derecho de las personas que soliciten la prestación de servicios deportivos, para que se presten aplicando conocimientos específicos y técnicas que fomenten una práctica deportiva saludable”.

En definitiva, es una ley que “dará respuesta al colectivo profesional del deporte”, y que “debe ser entendida como una ley de futuro”, ya que sentará las bases jurídicas para que el ejercicio de dichas profesiones del deporte garantice en las próximas décadas en la región “una práctica deportiva, sana, segura y de calidad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here