Andreas Trepte

La bruja Circe

Ahora que el precioso espectáculo de las grullas, adornan los cielos y los campos de nuestra tierra me llegan los recuerdos que en otros países sobre todo Japón las grullas, son vistas como una predicción de felicidad  

Y no es raro porque si vais a verlas y os lo recomiendo veréis que resaltan por su elegancia,

Sus gráciles movimientos elegantes, su agilidad y su capacidad de reacción frente al peligro y es por eso que han sido fuente de inspiración en las artes marciales, la pintura, la literatura y la poesía.

Son un símbolo de suerte y longevidad por eso se pliegan en papel y regalan para atraer la suerte y desear la buena salud.

Otra de la ves de invierno que me trae bonitos recuerdos de mi infancia a las que me gustaba mirar con su andar inquieto y su gracioso moñete de plumas en la cabeza son las avefrías ya 3000 años AC, aparecen en los cartuchos y pinturas de Egipto y más tarde hasta el propio Tutankamón, aparece con los emblemas propios de su condición y sostiene una avefría,

Aguanieve aguzanieves, son el nombre que recibe la ‘avefría’ en los lugares de mi infancia. Un ‘ave de color blanco y negro con irisaciones y con un liviano y airoso penacho en la cabeza’. Procedente del norte, acude a invernar a nuestros campos sobre todo en los periodos más fríos y rigurosos, por lo que se consideran mensajeras del invierno, su llegada desde el norte coincide con las primeras escarchas. Ningún campesino de tierra, haría embutidos antes que las avefrías o aguzanieves, que aquí se les llama desciendan al suelo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí