La magia el iceberg /
VÍCTOR M. JIMÉNEZ

—¿Qué le pongo al señor? —preguntó el camarero con respeto. —Al Señor le pones dos velas y a este hijo de perra que te habla le pones una cerveza, que vengo muerto de sed —fue lo más fino que salió nunca de sus labios.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí