fotonoticia_20140130132737_800

Esa cabeza de Medusa ya no mata a nadie mirando a los ojos, sus ojos ya cerrados, abriéndose en otro lado. Esa cabeza griega, blanca melena hermosa, alimentada con tanto verso de protesta, con tanto verso impúdico, con tanto verso humano.

Te adivino desde esta mañana al lado del abuelo Palancas buscando entre las tinajas de Tomelloso, un buen vino para la ocasión, un buen vino dulce, oloroso, denso, para brindar por tu llegada. Ahí están ese par de viejitos (que tú llamabas), también esperándote, aunque hayan dado la prioridad de recibirte al abuelo Palancas.

Qué felices todos os la prometéis a partir de ahora. Del Parnaso habrá llegado Antonio Machado con un cigarro amigo, para acompañar ese vino maduro, con su bastón andariego, que tanto te sostuvo a ti en el camino, al andar. Caminantes los dos, golpe a golpe, verso a verso.

Mientras escribo este artículo he buscado también una copa y escancio el vino para brindar con vosotros y brindar por Francisca Aguirre –tu loba- motivo y fin de tantos poemas tuyos, Rubáiyátas amorosas , para que su Pavana, no se escriba con desasosiego y le acompañe su Blanco Spirituals.

*Ana María Reviriego es profesora de Lengua y Literatura en el IES Valle del Jerte de Plasencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here