¿Habías estado alguna vez en Mérida?

Había estado como espectadora, pero como actriz no, es la primera vez. Cuando llegamos fuimos a ver Electra y vimos el espacio maravilloso en vivo, lleno de gente, vibrante, con ese aire tan maravilloso y muy emocionada. Me hace una especial ilusión porque es algo que llevo queriendo hacer desde pequeña, trabajar en el Teatro Romano.

¿Es la primera vez que te enfrentas como actriz a una obra clásica?

Yo empecé haciendo teatro y de las primeras cosas que hice fue un clásico, el Don Juan Tenorio de José Zorrilla, que lo he representado un par de veces pero hasta ‘Ben-Hur’ nunca había hecho algo tan tan antiguo. Esta es la primera vez que me voy a vestir de romana.

¿Cómo te propusieron formar parte de ‘Ben-Hur’?

Lo pensé muy poco. Yo afortunadamente tengo mucho trabajo, estaba con la gira de la obra ‘El Cíclope y otras rarezas de amor’ y grabando la serie y cuando me llamó Yllana para proponerme Mérida y ‘Ben-Hur’ dije ¡ah, qué me cuentas! y me dijo además que entre los actores iba a estar Nancho Novo dije, ¡ah, qué me dices! Todos los ingredientes me parecían maravillosos. Era como el referente que tenemos todos de la infancia. Todos hemos querido disfrazarnos alguna vez de romanos y vivir una de romanos; y luego está Mérida. Como para decir que no.

“Hay cosas de Maite que a mí me encantan y con las que me identifico”

¿Cuál es tu personaje en ‘Ben-Hur’?

Hago de muchos personajes. El hilo conductor es una actriz de una compañía romana que no tiene ni nombre, se llama actriz 1. Es una obra que habla mucho de la mujer como agente de cambio social, incluso en la época de Roma, donde estábamos muy silenciadas y no teníamos cabida en el teatro. También está la actriz 2. Van a ser dentro de la compañía quienes representarán a la madre y a la hermana. Además represento a otros personajes. Esto es una locura, los Yllana están muy locos, tienen ideas muy innovadoras.

¿Entonces qué queda de la idea clásica de ‘Ben-Hur’?

Se mantiene fiel a la historia épica, heróica y a los hechos que cuenta la película y que cuenta la novela de Wallace, pero es verdad que es un punto de vista completamente diferente. Es una historia de amor y es una historia muy rompedora y rompe con la imagen que todo el mundo tenía del ‘Ben-Hur’ clásico. Está lleno de acción, de humor y de color.

Después de Mérida, ¿’Ben-Hur’ se acaba?

No, hay planificado mucho tiempo de trabajo, una gira.

¿Esta gira la compaginarás con el rodaje de la serie?

No, hemos terminado de grabar la undécima temporada de ‘La que se avecina’. Y este verano, después de los bolos de ‘Ben-Hur’ y del Cíclope descansaré un poco, voy a tener vacaciones. Soy una grandísima afortunada porque soy una de las actrices que tengo la suerte de poder desarrollar mi trabajo y poder vivir de él, pero también tenemos que descansar.

Al hilo de la serie, llevas media vida con Maite, ¿qué tienes de ella?

Creo que los personajes tienen parte de nuestra alma y podemos descubrir nuestras cosas a través de ellos. Hay cosas de Maite que a mí me encantan y con las que me identifico, cuando me pongo muy intensa me parezco a la Cuqui y cuando me pongo muy dramática pienso: ¿cómo vería esto esta mujer? Y enseguida reacciono.

Hay público que piensa que tú eres así, como tu personaje…

La gente piensa que lo que sale en televisión es verdad y que la ficción es verdad. Eso es maravilloso porque quiere decir que haces bien tu trabajo, pero por otro lado es absurdo. Los actores interpretamos personajes y cuando hacemos de un psicópata no quiere decir que vayamos matando a la gente. El espectador se suele identificar mucho con los personajes de la vida cotidiana.

¿Habrá más temporadas de ‘La que se avecina’?

Sí, no creo que paremos. La gente está deseando ver los nuevos capítulos y aunque parezca mentira, aún queda mucho que contar. Esa comunidad da para mucho y yo creo que quizá volveremos a grabar al año que viene la duodécima.

Celia Guerra


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here