h830_a

Una decena de extremeños cumple condena en cárceles extranjeras, la mayoría en Iberoamérica y por tráfico de drogas.

El retorno a España es una batalla cruenta y muy larga para los presidiarios que cumplen condena en el extranjero; los trámites administrativos pueden alargarse durante dos años. En 2008 había un total de ocho extremeños cumpliendo condena en cárceles extranjeras. El número de presos españoles se ha disparado por la crisis y la cifra de recluidos en el extranjero ha aumentado más de un 30% en los últimos cuatro años, la mayoría de ellos por delitos vinculados con el tráfico de drogas. El programa ‘Encarcelados’ —que emitía laSexta, y que actualmente emite Antena 3 en el late night de los martes— nos ha acercado a las pantallas una realidad ignorada por la sociedad: la de los presos españoles encarcelados en países extranjeros. En muchas ocasiones, sobreviviendo en condiciones infrahumanas, atravesando situaciones extremas, sobre todo en las prisiones de Latinoamérica.

A fecha de diciembre de 2013, la red de Oficinas Consulares de España prestaba asistencia a más de 2.100 presos. Una cifra de la que se desconoce su exactitud, puesto que el Gobierno no facilita datos desglosados desde 2012, cuando el número total de reclusos españoles en el extranjero fue de 2.454. Si nos atenemos a las cifras lanzadas ese año (2012) por el Ministerio de Asuntos Exteriores el desglose sería el siguiente:

El 83% están penados por delitos de consumo o tráfico de drogas. Más de la mitad permanecen en penales latinoamericanos; un 33% lo hacen en países europeos y un 8% en África. El 4% restante se divide entre Norteamérica y Asia; en ésta última se encuentran algunos de los penales más peligrosos del mundo. El país donde más presos españoles hay, con 276, es Perú. En Colombia, Brasil e Italia también se superan los 200.

Presos extremeños

Los presos extremeños en el extranjero (que no solo se ubican al otro lado del charco) no han aumentado significativamente en los últimos años. Una decena de extremeños cumplen condenas en cárceles extranjeras según los datos de la Dirección General de Asuntos Consulares y Migratorios que maneja la Asociación de Derechos Humanos de Extremadura (ADHEx), la única organización que trabaja con este colectivo en la región y que está en contacto con ellos para avanzar en su traslado a centro penitenciarios españoles.

La mayoría de los presos extremeños se encuentran en cárceles de Iberoamérica, en Venezuela y Perú, pero también los hay encarcelados en países europeos como Italia, Portugal e incluso en Asia. Es recurrente que diferentes ONG y familiares de presos denuncien torturas y extorsiones en penales de Venezuela (donde cumplen condena 55 españoles), donde, según los últimos datos que se manejan, 511 presos murieron en el año 2011 y la cifra de heridos superó ampliamente el millar.

El país donde más presos españoles hay, con 276, es Perú, según los últimos datos desglosados del Ministerio de Asuntos Exteriores

“Desde la entidad estamos en continuo contacto con ellos para hacer un seguimiento de su estancia en prisión, así como para asesorar a las familias de cómo es el proceso y cómo deben actuar en cada caso” asevera la presidenta de ADHEx, Flor Fondón.

A los responsables de ADHEx les preocupa “de manera especial” el tratamiento que ofrecen los Consulados españoles a las personas que están encarceladas en el extranjero ya que, según ha dicho, “las visitas que deben cursar a los presos nos las hacen de forma regular” por lo que “la desprotección de este colectivo es aún mayor”, ha incidido Fondón mientras recuerda que en muchas cárceles iberoamericanas hay que pagar la estancia, la comida y “hasta la cama”.

[toggle title_open=”Las cárceles extremeñas, al 160% de su capacidad” title_closed=”Las cárceles extremeñas, al 160% de su capacidad” hide=”no” border=”yes” style=”white” excerpt_length=”0″ read_more_text=”Leer más” read_less_text=”Leer meno” include_excerpt_html=”yes”]

El colectivo ADHEx también ha criticado la “sobreocupación” de las dos cárceles extremeñas, ya que están aproximadamente al 160% de su capacidad, lo que ha llevado a la entidad a elevar una queja sobre la situación de la cárcel de Cáceres a Instituciones Penitenciarias.
Manuel Guisado, abogado asesor de la entidad, subraya que las infraestructuras del centro penitenciario de Cáceres “son obsoletas” y que se han recibido “muchas quejas” de internos sobre el frío que hace en las celdas. También hace hincapié en la “insuficiente asistencia y apoyo jurídico a los internos” y a que “numerosos internos”, debido a su drogodependencia, tienen enfermedades y trastornos psíquicos que “se deben controlar y tratar mejor”.
A lo largo del pasado año 2013, ADHEx ha atendido a 102 nuevos casos de población reclusa a los que se facilita un servicio de asesoramiento gratuito y confidencial que aborda todos los problemas derivados de causas penales y jurídicas.[/toggle]

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here