Nacer en un lugar u otro del planeta puede es la clave para tener una buena calidad de vida. Y de eso va precisamente la obra de teatro ‘Yo a Ibiza y tú a Lampedusa’.

El dramaturgo Marce Solís es el autor de esta obra y los actores son personas refugiadas.

“Yo estoy en la Plataforma de Personas Refugiadas de Cáceres y nos dedicamos, sobre todo, a concienciar”. Solís cuenta a este medio que “cada vez más, teníamos contacto con los refugiados y era una manera de trabajar el ocio”, prosigue, “primero empezaron el el fútbol, pero como yo soy gestor cultural, me reuní un día con ellos y fue el preámbulo de todo”.

A partir de aquí, comenzó el proceso de escritura de la obra y empezaron los ensayos. Una ardua tarea ya que ellos “no habían visto nunca teatro, el español lo sabían regular y, al ser una comedia, tardaban en captar la ironía ¡Pero a base de ensayar salió!”.

La obra ‘Yo a Ibiza y tú a Lampedusa’ está basada en las vivencias de los actores. La dificultad ha estado en la diferencias culturales porque “yo estaba escribiendo para españoles”. Por eso, “ellos han aportado mucho a la obra” De hecho, “la obra termina con una canción y una danza porque ellos lo decidieron”.

Para todo aquel que vaya a ver la obra, debe estar preparado para interactuar y aprender. ‘Yo a Ibiza y tú a Lampedusa’ se divide en dos partes: una es la comedia, en la que en vez de a Lampedusa llegan a Ibiza. Después, los actores, que recordamos que son personas refugiadas, relatan su realidad y por qué están aquí.

“Como lo contamos en primera persona se entiende mucho mejor el mensaje”

En este momento se produce un momento mágico con el público, gracias al intercambio de experiencias, que propicia empatía y “el espectador español entiende muy bien que no se han venido por gusto”, puntualiza Marce Solís.

Unos han venido para huir de la guerra, otros de la miseria, otros por cuestiones políticas… “así se desmienten todos los bolos que hay con el auge de la extrema derecha. Aquí se conciencia aun más la gente”, afirma el dramaturgo.

Una comedia para educar

Bien es verdad que la tolerancia, el respeto y la diversidad entran mucho mejor con la risa. Así, lo piensa también Raymond Aubacaire, uno de los protagonistas de la obra. Además, “como lo contamos en primera persona se entiende mucho mejor el mensaje”. Además, utilizamos el humor para denunciar esos tópicos”.

“¡Bastante tragedia tienen en su vida” dice también Solís, que sentencia que “el humor es una herramienta con la que se llega mucho antes que el drama”.

Descubrir la magia del teatro ha resultado ser una toda una experiencia Raymond: “Nunca había hecho teatro y pensé que había que intentarlo”. Igualmente, “me ha servido para perfeccionar el idioma, cosa fundamental para integrarme en España y conseguir un buen trabajo”. Sin hacer spoilers, adelantamos que Raymond tardó 5 años en llegar por fin a España y la vida aquí no está siendo fácil, en más de una ocasión ha contado a los espectadores “Si lo sé no vengo”.

La próxima semana, gracias a un proyecto de la Fundación Valhondo, se podrá ver en ‘Tú a Ibiza y yo a Lampedusa’ IES Al-Qáceres, donde los jóvenes conocerán de primera mano lo difícil qué es ser una persona refugiada.

Próximas fechas

16 noviembre Casar de Cáceres

30 de noviembre Guijo de Granadilla

2 de diciembre Malpartida de Cáceres

3 de diciembre Arroyo de la Luz

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here