potemkin_00

Del ‘Potémkin’ a ‘La gran belleza’, la Filmoteca proyecta varios títulos destacados de cinematografías diferentes.

Entre ambas hay 88 años de diferencia, pero las dos se encuentran ya en la categoría de clásicos extemporáneos. Una es muda y supone un símbolo del fervor revolucionario y comunista de la URSS posterior a la Revolución Rusa. Aunque, ‘El acorazado Potemkin’ (S.M. Eisenstein, 1925) va más allá de la exaltación y supone un gran ejemplo del gran legado cinematográfico de los formalistas rusos, a través de un cine que surgió en la Unión Soviética, de una forma natural, como herramienta de educación de masas.

El cine de Eisenstein  traspasa la agitación y propaganda del régimen de Lenin para sentar las bases del lenguaje cinematográfico y del montaje. Dentro de los teóricos soviéticos, Lev Kuleshov logró demostrar con su famoso experimento (que lleva su propio nombre) el potencial del montaje. Por lo que asistir a la proyección de ‘El acorazado Potemkin’ supone enfrentarse a una clase magistral de cine. Una epopeya cinematográfica epopeya que narra la primera acción revolucionaria durante la época del ejército zarista, provocada en 1905 por la insurrección de los marinos del mencionado acorazado, que se oponen al trato injusto y vejatorio de sus oficiales (a nadie le gusta comer carne podrida) y se enfrentan a una orden de fusilamiento colectivo.

Además, la película incluye una de las secuencias más emblemáticas de la Historia del Cine, en la que queda patente el virtuosismo técnico de los formalistas rusos, reforzado por el denominado montaje de atracciones (otorgando más importancia a la edición de imágenes, que a la puesta en escena y la ubicación de la cámara); en las antípodas del cine narrativo clásico de Hollywood. La secuencia en cuestión es la que se produce en las escaleras de Odessa, donde cientos de civiles son masacrados en una interminable escalera. Este episodio no es histórico, porque nunca ocurrió en la realidad, pero la película terminó convenciendo a muchos de lo contrario. Los escalones de Odessa siguen siendo una atracción turística. Otra muestra más del poder de la imagen sobre las masas.

‘El acorazado Potemkin’ se proyecta en Cáceres, el 11 de marzo, y el 13 en Mérida y Badajoz.

Cine europeo en V.O. e Imprescindibles

Ya enmarcado en el ciclo denominado ‘Cine Europeo en Versión Original’, la Filmoteca contará con la participación de la Escuela de Idiomas de Cáceres y la de Plasencia, que cumple 25 años. Se trata de un ciclo que se desarrollará durante los meses de marzo y abril y en el que se proyectarán diversos títulos como ‘Lore’ de Cate Shortland y ‘La Gran Belleza’ de Paolo Sorrentino. La cinta de Sorrentino es una de las últimas piezas clave del cine que se realiza en Europa. Triunfo en los Premios del Cine Europeo (EFA) y en los  David di Donatello (el equivalente a los Goya italianos).

La película transcurre en Roma, en un verano cualquiera donde se dan cita nobles decadentes, arribistas, políticos, criminales de altos vuelos, periodistas, artistas e intelectuales de diverso pelaje. La grande bellezza se proyecta el 12 de marzo en Plasencia y el 14 en Cáceres.

Por otro lado, bajo la etiqueta de “imprescindibles de la filmoteca”, se ha organizado un nuevo ciclo destinado a conocer o reconocer aquellas obras que han sido “importantes o fundamentales” para entender mejor la historia del cine, visionándolas en versión original.

De este modo, en las distintas sedes de la filmoteca se podrá ver, aparte de la ya mencionada El acorazado Potemkin’, ‘Pasión de los fuertes’, obra de John Ford, con la interpretación de Henry Fonda, el martes 18 de marzo, solo en Cáceres.

Eduardo Villanueva /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here