guadalupe_plata

El trío andaluz visita Cáceres, el sábado 12 de abril, en el Carpe Diem (a partir de las 21.30 horas) en una nueva parada de su gira, tras su presentación en el Festival Vive Latino de México y antes de llevar su arrasador blues pantanoso a Portugal y Estados Unidos.

De un pequeño local de ensayo en Jaén a girar por Estados Unidos en sólo cinco años. Así de meteórica está resultando la carrera de Guadalupe Plata, con su desatado espectáculo de blues oxidado y grasiento a cuestas. Citando a leyendas como Elmore James, Skip James y Son House como principales influencias, han publicado dos referencias que ni se han molestado en titular, pero que constituyen obras cumbres del género, como así atestigua un creciente número de fans que aumenta de manera exponencial hasta alcanzar a Latinoamérica y Europa. No en vano, Guadalupe Plata -el disco- ha sido galardonado con el premio Impala al mejor disco independiente europeo; galardón otorgado por la entidad que representa las compañías discográficas independientes. Tras conocer la noticia, los miembros del grupo señalaron que “es un placer que la gente que representa estos sellos estén escuchando nuestra música y disfrutándola. Parece que ahora tenemos varios países que visitar ahora en Europa”.

Invitación al baile

Poseedores de uno de los directos más sobresalientes e hipnóticos que la música española haya conocido, Guadalupe Plata derriban fronteras culturales gracias a su particular concepción del blues: constantes referencias religiosas (Guadalupe es la virgen de su Úbeda natal) cantadas en castellano sobre hipnóticos fondos de Delta-blues atormentado. “Si nuestra intención es tocar la música del maligno, siempre es conveniente una protección” como ellos mismos afirman. Una invitación al baile desenfrenado en canciones alargadas hasta el paroxismo en unos directos salvajes que suelen incluir algunos de sus éxitos (“Milana bonita”, “Baby, me vuelves loco”, “Jesús está llorando”), versiones de sus artistas favoritos (“La pared” de Bambino, “La Vasija De Barro”, popularizada por Atahualpa Yupanqui) y muchos momentos de asombrosa pericia instrumental. Una media de 100 conciertos al año, incluyendo festivales como el SXSW de Austin (Texas) y el Primavera Sound de Barcelona, les avalan.

Imaginación al poder

Guadalupe Plata está formado Pedro de Dios a la voz y guitarra, Carlos Jimena en los tambores y  Paco Luis al bajo. Aunque no es exactamente un bajo, más bien un primitivo instrumento construido con una cuerda de motosierra atada a un palo, que acaba en un barreño de esos de ordeñar vacas. Es lo que tiene agudizar el ingenio cuando no se tienen ingresos para comprar un instrumento de verdad. Ahora, el ingenioso bajo de Paco Luis se ha convertido en una de las señas de identidad del grupo, que pasará el sábado por la Sala Carpe Diem de Cáceres en una nueva parada en su viaje hacia el éxito.

Avuelapluma / 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here