El Helga de Alvear prosigue con el montaje de las piezas en el nuevo edificio

El Museo de Arte Contemporáneo Helga de Alvear de Cáceres continúa con el montaje de las 200 obras que acogerá el nuevo edificio diseñado por Tuñón Arquitectos. El mismo supone la ampliación de este espacio expositivo hasta un total de 8.000 metros construidos. En la Casa Grande siguen las muestras temporales de algunas de las 3.000 piezas que conforman la colección de la galerista alemana, reconocida entre las 25 personas más influyentes de España este 2020, según la revista Forbes.

Este nuevo edificio del Helga permitirá nuevas posibilidades a la hora de exhibir obras de gran de formato, muchas de ellas que nunca han sido expuestas en nuestro país. Instalaciones, fotografías, esculturas, pinturas, así como otras disciplinas de creadores de todo el mundo podrán verse en un museo que suma a su colección algunos de los ‘Caprichos’ de Goya, ya que es considerado por muchos como el primer artista contemporáneo.

Así, en las salas del nuevo inmueble se siguen desenvolviendo cajas con obras de arte, algunas de ellas de gran formato y que requieren un meticuloso montaje. Cabe destacar que el Museo continúa a la espera de abrir al público, cuya fecha todavía se desconoce. La idea era inaugurar el museo a finales de este año, pero distintas circunstancias han aplazado ese momento para una próxima fecha a principios de 2021.

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Galería Helga de Alvear (@galeriahelgadealvear)

A la inauguración del nuevo edificio del Helga asistirán importantes personalidades aunque el acto se tendrá que ir acorde a la ‘nueva normalidad’ ocasionada por las restricciones decretadas debido a la pandemia. “No es el momento de acoger un evento multitudinario pero, por otro lado, es un hito que en mitad de una pandemia se inaugure un museo como éste”, han señalan desde el museo.

Mientras tanto, el museo ya tiene montada la obra ‘Descending Light’ (2007) de Ai Weiwei, una lámpara del artista y activista chino, compuesta por 60.000 cristales rojos, que presidirá el hall de entrada al nuevo edificio por la calle Pizarro.

Además, en el jardín que comunica el inmueble con la calle Camino Llano está dispueto  un árbol de aluminio esmaltado en blanco, obra ‘A Day Like This Made of Nothing and Nothing Else’ (2009) de Ugo Rondinone. También está en la ciudad el ‘Proyecto Frágil’ (2011) de Carlos Garaicoa, un artista cubano con una de las miradas más incisivas sobre la estructura social de nuestras ciudades y que, a través de láminas de cristal, habla de la fragilidad que nos rodea.

Entre las incorporaciones recientes de la colección de Helga de Alvear que también podrá verse en el nuevo museo destaca la obra ‘Bay Area Blues’ (2018) de Larry Bell, comprada en la última celebración de la feria de arte ARCO de Madrid. También han ocupado ya su lugar las tres figuras de ‘The Family’ (2003) custodiadas en la vitrina de cristal y acero inoxidable de esta obra de Louise Bourgeois.

Por último, hace una semana se desembaló una obra de Olafur Eliasson titulada ‘Echo Activity’ (2017), un juego de espejos para rozar el infinito a través de nuestros propios reflejos. En palabras del artista, “nos ofrece una visión de nosotros mismos desde fuera y verse a uno mismo de esta manera implica verse como parte del mundo”.

Un trozo de la estatua de la libertad

A finales del mes de noviembre también un trocito de la Estatua de la Libertad llegó a la capital cacereña. En 2010, el artista Danh Vö puso en pie una réplica exacta de uno de los monumentos más famosos del mundo: la escultura ‘La Libertad iluminando el mundo’ creada por el escultor francés Frédéric Auguste Bartholdi en 1886, comúnmente conocida como la Estatua de la Libertad, situada en la bahía de Nueva York.

En su proyecto ‘We the People (detail)’, el artista nacido en Vietnam y criado en Dinamarca realizó una reproducción 1:1 de uno de los iconos más emblemáticos del mundo. Sin embargo, en lugar de ensamblar las 300 piezas de cobre que componen la estatua, prefirió que quedaran esparcidas a lo largo y ancho del planeta. Así, Danh Vö brinda la oportunidad de tener un trozo de la conocida estatua en Extremadura, de tal manera que la libertad queda fragmentada y abierta a nuevas interpretaciones dotar al fragmentado símbolo de la libertad de nuevos significados.

Cabe destacar que estas son solo algunas de las obras que podrán apreciarse en el nuevo edificio, apenas un 20% de la colección de Helga de Alvear. Por su parte, la Casa Grande mientras continuará acogiendo exposiciones temporales por las que desfilará otro 10% de la colección y el resto, alrededor de un 70%, quedará en el archivo a la espera de que le llegue su turno público en un proyecto artístico que se concibe en movimiento y en continua renovación.

Hay que recordar que la colección de Helga de Alvear está considerada como la más importante de España en cuanto a arte contemporáneo. La galerista alemana ha sido premiada este año por la Comunidad de Madrid con la Medalla Internacional de las Artes, y su nombre ha sido incluido entre las 25 personas más influyentes de España este 2020 según la revista Forbes.

Un edificio premiado

En cuanto al nuevo edificio del Museo Helga de Alvear, diseñado por el Estudio Tuñón Arquitectos, es candidato al prestigioso Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea, Premio Mies van der Rohe. Además, ya ha cuenta en su haber con el Premio Architecture MasterPrize en la categoría de edificio cultural.

El nuevo edificio plantea un recorrido público peatonal que cambia completamente el urbanismo de la zona, ya que comunica de forma peatonal el casco histórico de Cáceres, Patrimonio de la Humanidad, con la zona nueva de la ciudad. En total, la superficie construida alcanza los 8.000 metros cuadrados.
En el nuevo edificio, las salas de exposiciones se agrupan mediante una estructura ordenada y flexible, organizada en cuatro niveles.

En el primero de ellos están ubicadas las taquillas y el control de acceso como paso previo a una gran sala a doble altura en la que se exponen obras de arte de gran tamaño y donde comienza un recorrido descendente.

El segundo nivel expositivo está formado por dos grandes salas de las cuales una de ellas coincide con el comienzo de un gran vacío iluminado con un ventanal orientado al nuevo jardín del Museo Helga de Alvear. La segunda, conecta con el exterior con la nueva sala de talleres educativos de la Casa Grande.

El tercer nivel está dividido en tres salas de similares dimensiones que dan lugar a un espacio versátil gracias al apoyo estructural y funcional de dos muros transversales y cuenta con una altura libre de diez metros, de gran utilidad para exponer algunas piezas de gran altura. El último de los niveles se sitúa a la altura de Camino Llano y está dispuesto como zona de carga y descarga, almacenes y la posibilidad de un espacio expositivo en conexión con el nivel de calle.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here