Man enjoying Dachstein Mountains reflected in Gosau lake, Austria.

Historias de Plutón
José A. Secas

«Identificar y acometer las prioridades es prioritario». En esta redundancia quiero concentrar las perogrulladas que muchos libros de autoayuda nos ofrecen, convenientemente aderezadas y ensalzadas, tras introducciones prolijas y circunloquios perfectamente prescindibles. Creo que cada cual cuenta la película como le ha ido, y como somos todos distintos en carácter, edad, circunstancias, procedencia y cultura, no hay receta que sirva para todo el mundo. Yo las relativizo y las pongo en cuarentena, como si fueran un virus de la gripe literaria.

De pronto, una frase, un artículo o una reflexión te resuena y asimilas una lección que puedes, o no, aplicarte a ti mismo. Otras veces escuchas explicaciones que te dejan más perdido que un pulpo en un garaje. Para ti hay cosas tan claras que no requieren explicación, se asientan en el sentido común. Pero llegas a la conclusión de que ese sentido no es tan común, que no todos ven las cosas igual que tú o que el gurú de turno.

El carácter dicen que es innato y la personalidad se va fraguando con los años, la educación y las circunstancias. Por poner un símil con la condición física de los individuos, vuelvo a destacar nuestra singularidad. Igual que un libro puede afectarte positiva o negativamente, un medicamento o un hábito «saludable» puede trastocar tu proceso o dejarlo como estaba.

De todos es sabido las diferentes formas en que el virus del Covid-19 afectó al personal. A unos les dio más fuerte que un cocido de la abuela, y otros ni se enteraron. De las vacunas podemos decir tres cuartos de lo mismo. Mayoritariamente han protegido a muchos y han enriquecido a pocos, pero algunos han sufrido secuelas y otros han contraído la enfermedad aun estando vacunados.

Esta diversidad de respuestas ante estímulos aparentemente similares nos lleva a reflexionar sobre la complejidad del ser humano y la falacia de las soluciones universales. Así como en el ámbito de la salud física no existe una panacea, en el desarrollo personal tampoco podemos esperar que un único método sea la respuesta para todos.

Los libros de autoayuda, con sus promesas de transformación radical, a menudo caen en la trampa de la generalización excesiva. Presentan fórmulas aparentemente infalibles que, según sus autores, funcionarán para cualquier persona en cualquier situación. Sin embargo, la realidad es mucho más matizada y compleja.

Cada individuo es el resultado de una combinación única de experiencias, genética, entorno y decisiones personales. Lo que funciona de maravilla para una persona puede ser completamente ineficaz para otra. Es por eso que debemos abordar los consejos de autoayuda con un sano escepticismo y una buena dosis de introspección.

La clave está en desarrollar un sentido crítico que nos permita filtrar la información y extraer aquello que realmente resuena con nuestra propia experiencia y valores. No se trata de rechazar de plano todos los consejos, sino de aprender a discernir qué puede sernos útil y qué no. Es como ir de compras: no te llevas todo lo que ves, solo lo que te queda guapamente y no te deja “pelao”.

La verdadera sabiduría no reside en seguir ciegamente los dictados de un gurú o best-seller, sino en aprender a escuchar nuestra voz interior y confiar en nuestro propio juicio. Esto no significa que debamos cerrarnos a nuevas ideas o perspectivas, sino que debemos evaluarlas críticamente antes de incorporarlas a nuestra vida.

Es importante reconocer que el crecimiento personal es un proceso continuo y no lineal. No existe un punto de llegada definitivo donde todos nuestros problemas se resuelven mágicamente. La vida es un constante aprendizaje y adaptación, y lo que nos sirve en un momento dado puede dejar de ser útil en otra etapa de nuestro camino.

Otro aspecto a considerar es el contexto cultural y social en el que nos desenvolvemos. Muchos libros de autoayuda provienen de contextos específicos y sus consejos pueden no ser aplicables en otras realidades. Es fundamental adaptar cualquier consejo o técnica a nuestra propia realidad cultural, económica y social. No todos somos americanos y materialistas.

La autenticidad es otro elemento clave en este proceso. En lugar de tratar de encajar en un molde predeterminado de lo que «debería ser» una persona exitosa o realizada, el verdadero crecimiento personal implica aceptarnos tal como somos y trabajar desde ahí. Esto no significa conformismo, sino un punto de partida honesto desde el cual podemos evolucionar de manera genuina.

En última instancia, el desarrollo personal es un viaje profundamente individual. No hay atajos ni fórmulas mágicas, a menos que cuentes con una lámpara maravillosa y un genio dispuesto a concederte deseos. Requiere paciencia, autocompasión y una buena dosis de prueba y error.

Es crucial también mantener una mente abierta y flexible. Lo que hoy consideramos una verdad absoluta puede ser cuestionada mañana por nuevas experiencias o conocimientos. La capacidad de adaptarnos y cambiar nuestras perspectivas es una habilidad valiosa en un mundo en constante evolución.

Concluyendo, si bien los libros de autoayuda y las filosofías de desarrollo personal pueden ofrecer ideas valiosas y perspectivas interesantes, no debemos seguirlas a pie juntillas. La clave está en desarrollar nuestro propio criterio, escuchar nuestra intuición y estar dispuestos a cuestionar incluso nuestras propias creencias. No te fíes ni de ti mismo.

Recordemos que cada uno de nosotros es único, con sus propias fortalezas, debilidades y potencial. Como diría Vicente: «Cada uno con su cadauná». No hay un camino único hacia la realización personal, el éxito o la felicidad. Lo importante es encontrar nuestro propio camino, aquel que resuene con nuestra esencia más profunda y nos permita vivir una vida auténtica y significativa. Y en ese viaje, los libros, los consejos y las experiencias de otros pueden ser herramientas útiles, pero nunca sustitutos de nuestra propia reflexión y autodescubrimiento. He dicho. y Ahora, aplícate el cuento… si te atreves.

Artículo anteriorVuelve el misterio a Sierra de Gata con el Festival ‘Gata Negra’
Artículo siguienteFestival Internacional de Música de Cáceres: 20 músicos de renombre se reúnen en la ciudad del 22 al 26 de julio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí