Las nueve fuentes de agua potable del entorno del área de salud de San Jorge en Cáceres, que fueron clausuradas tras detectar casos de legionela hace un mes, continúan sin funcionar a pesar de que tanto el Servicio Extremeño de Salud (SES) como el Centro de Alerta Sanitaria del Sistema Nacional de Salud han dado por cerrado el brote. Cabe recordar que ha afectado a una veintena de personas y ha producido cinco muertes de personas con patologías inmunológicas previas.

El alcalde cacereño, Luis Salaya, ha confirmado se ha optado por no abrir las fuentes, que en unos primeros análisis ya han dado negativo en la bacteria, y se ha preferido esperar al resultado de unas nuevas pruebas que se han realizado para «garantizar que todo se hace bien». «Preferimos curarnos en salud, nunca mejor dicho», ha señalado el regidor.

Además, el géiser del lago del parque El Rodeo, que también dio positivo en legionela pero no se pudo determinar qué tipo concreto, continúa cerrado, al igual que el mecanismo del lago, que ha sido hiperclorado.

«Estamos pecando de muchísima prudencia porque esto es una cosa que ha pasado muchas veces y, a lo mejor, no siempre se ha tenido tanta transparencia, pero sí se reabrirán en cuanto se tenga la seguridad de que está todo bien», ha destacado.

Cabe recordar que el PP, Ciudadanos y los concejales no adscritos Francisco Alcántara y Mar Díaz, han solicitado una comisión extraordinaria en el ayuntamiento de Cáceres para que se den explicaciones de la gestión que se ha realizado en este asunto de salud pública que ha afectado a la ciudad este verano.

FuenteEuropa Press/Avuelapluma

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí