La bruja Circe

A veces llegan a nuestra vida personas que dan con una gracia que hace de este don un acto de luz, por mi vida han pasado unas cuantas y aprender de ellas fue un regalo.

Pero a lo largo de la vida, en la familia, en el trabajo o entre los amigos vemos gentes que dan a regañadientes, con mal grado, dejando claro que quedas en deuda.

Lo hermoso es dar de forma callada y con alegría confianza y con amor y eso se refiere a todo, a la amistad, al tiempo de hacer un favor o de sentarse a escuchar incluso a las sonrisas y también claro a todo lo material.

Si lo que das es a regañadientes o por qué alguien te vea no estas creando buena energía sobre todo para ti, generas una vibración errónea, que volverá a ti.

Es ese tipo de gentes que siempre reclaman más y más, más atención, más tiempo, más cosas y es que quien da con cicatería o por quedar bien que siempre ve en los actos de los demás su propio reflejo y por más dádivas que reciban de la vida o de las gentes, les puede la envidia. Son personas que sufren mucho, me duelo con ellas, pero son tóxicas.

Para no entrar en ese bucle aprende a dar, lo que regales, aunque sean sonrisas, hazlo con amor, con simpatía, con sencillez, comparte, aunque sea un saludo o tu tiempo y aunque no entiendas todavía como funciona o que es lo haces, da con alegría, con afecto, reparte bendiciones, saludos, humor y hazlo con gracia, por qué vas a producir resultados maravillosos.

Y eso te hará ser más feliz, bendita seas. Que tengas un feliz día.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here