caceres-cristo-negro-2

La cofradía rezará una oración a la salida de Santa María por las víctimas del accidente aéreo de GermanWings

La televisión italiana cubrirá mañana, junto a decenas de periodistas y fotoperiodistas internacionales y nacionales la procesión del Cristo Negro que recorre exclusivamente la zona intramuros de Cáceres, con un inusitado y original carácter medieval.

Así, la Semana Santa cacereña, declarada de Interés Turístico Internacional en 2011, recupera una de sus imágenes más buscadas: la salida del Cristo Negro (una singular talla anónima de madera negra, que data del siglo XIV) del templo de Santa María.

El mayordomo Alonso Corrales Gaitán argumenta cómo desde que se recuperó esta procesión –de origen medieval y “con una clara vinculación con los templarios– hace 28 años (desde 1986) su repercusión ha ido en aumento.

Solo en 2014 esta procesión reunió 15.000 personas en el casco antiguo cacereño, y reporteros de National Geographic. The Washington Post también cubrió el desfile en 2012.

Tal es el revuelo mediático y popular que genera este desfile, que hay 4.000 personas en lista de espera. El Miércoles Santo procesionarán 59 cofrades por antigüedad y desde hace 27 años solo ha habido 87 bajas, según explica Corrales.

De hecho, mañana se producirá un relevo. Una cacereña que reside en Madrid saldrá en procesión con el Cristo Negro, después de que se haya producido una baja por enfermedad. La mujer lleva en lista desde el año 1991.

La procesión del Cristo Negro se iniciará a las 24.00 horas. Desde Santa María continuará por el Arco de la Estrella y desfilará por los adarves de la ciudad monumental, hasta desembocar en Puerta de Mérida. Pasará por la plaza de San Mateo y plaza de San Jorge, antes de regresar a su punto de partida.

Origen medieval

Se trata de un desfile “muy austero” que conserva la originalidad de su puesta en escena medieval, donde procesionan 59 hermanos con antorchas para participar en este cortejo fúnebre, bajo la advocación de esta imagen que tanta devoción e interés despierta en distintos rincones del mundo. Una imagen que atraviesa la zona intramuros de Cáceres, acompañada de un silencio solamente roto por el sonido de la esquila y el timbal destemplado.

En este sentido, la cofradía del Cristo Negro impone un “estricto” numerus clausus para la procesión. “Hay cientos de personas en lista para poder desfilar” –explica Alonso Corrales– “pero se cumple un orden de llegada y apenas varía ese listado en 5 o 10 personas al año, que suplen a otros hermanos y hermanas que están enfermos o de baja maternal”.

Eduardo Villanueva /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here