miss-caffeina

El sonido ecléctico de Miss Caffeina regresa renovado con ‘Detroit’ y brillará en su cita con el público extremeño en el SONORACC de Cáceres (24-25 de junio). También pisarán este año el Low, el Arenal Sound y el Sonorama en una agenda de vértigo.

Tres años después de su anterior álbum, Miss Caffeina regresan renovados con ‘Detroit’, un nuevo paso en una desprejuiciada evolución musical que les lleva hasta el pop rock electrónico de la mano del productor Max Dingel, guiados por un instinto que fía su supervivencia en el aprendizaje y la experimentación.

“Hemos hecho lo que nos ha dado la gana sin saber hacia donde íbamos, si era más indie o más pop o más electrónico”, recalca el vocalista Alberto Jiménez sobre este tercer disco en el que, efectivamente, las guitarras marca de la casa se mezclan con unos sintetizadores que reclaman más protagonismo que nunca.

“Es nuestro capricho”, tercia el bajista Álvaro Poza, quien además añade que “en la música, como en la vida, hay que crecer y vas cambiando de gustos y de formas”. “¿Por qué vamos a hacer un riff con una guitarra si con el ‘sinte’ nos gusta como suena?”, plantea antes de que intervenga Alberto: “Los discos son fotos del momento en el que los grabas. No siempre eres la misma persona”.

La pareja sigue reflexionando con Alberto explicando que “cuando la gente no te conoce quieres dejar muy claro lo que sabes hacer y de alguna manera es todo más guitarrero y más macarra. Pero cuando te quitas eso y tienes un público, más o menos amplio, haces otras cosas”, apostilla el vocalista.

Al respecto, Álvaro añade que, además, ahora les “apetece bailar más”. “Todos en general tenemos que desinhibirnos y bailar más; pasarlo bien”, subraya mientras Alberto asiente y no puede evitar apostillar a su compañero: “Bailar es síntoma de felicidad y nunca se hace lo suficiente. Proponemos hacerlo mezclando música de baile con elementos del rock”.

Encasillarse

Aunque la evolución es notoria, también hay en ‘Detroit’ algunos temas que pisan terreno conocido. Es el caso del primer single, ‘Mira cómo vuelo’, que “introduce muy bien hacia donde va el disco”. Y es entonces cuando Álvaro lanza un potente alegato: “No encasilléis a los grupos y no esperéis que hagan 20 años la misma canción. Dejad que los artistas evolucionen. Si queréis bandas que hagan siempre lo mismo, hay opciones para aburrir”, sentencia.

En esta lucha por no dejarse encasillar, Alberto apunta que quizás “inconscientemente, ha habido varios grupos” que han ido por esta senda algo más electrónica, alejándose de “una música muy concreta que ha dominado la escena indie. Todos sonábamos a lo mismo, pero cuando has hecho eso se trata de explorar otro tipo de música. Y como todo es cíclico ahora parece que vamos al pop-rock con sintetizadores”, indica.

Con más o menos teclados y con menos o más guitarras, lo que toca ahora para Miss Caffeina es defender este nuevo trabajo en directo (primero en festivales como el SonoraCC y en otoño en salas), algo que toman con precaución, tal y como confiesa Álvaro: “Siempre tenemos miedo, nunca pensamos que nos va a ir increíble. Preferimos ser un poco cautos. Pero también nos encantaría viajar a otros países; nos escriben mucho de México y Chile”.

Eduardo Villanueva / E.P.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here