El último diente de leche
Víctor M. Jiménez

De tanto escuchar al Hada Madrina
me he vuelto estúpido.

Que si el camino recto,
el camino adecuado,
el buen camino…
Cómo anhelo desollarme
contra un enjambre de zarzas
y dejar que mi sangre tizne
el cuero de la lujuria.


DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here