DSC_44741-periodico

La Institución Provincial se suma a la iniciativa del consistorio de abrir al público edificios históricos de la ciudad, con el fin de impulsar el turismo y alargar la estancia del visitante.

Desde que un incendio causara graves daños al edificio en el siglo XIX, el Palacio de Carvajal se conoce en Cáceres con el sobrenombre de la Casa Quemada. Es uno de los lugares más significativos del casco histórico cacereño, una espléndida mansión señorial del siglo XV, de estilo gótico, que esconde grandes rincones desconocidos para los turistas, pero también para una gran mayoría de cacereños. Y es que son muchos los yacimientos históricos de la ciudad que no reciben una divulgación generalista.

Ahora, tienen la oportunidad de adentrarse más allá de su magnífico patio interior, en las dependencias interiores. Desde el momento en que atraviesas su fachada sencilla, con un balcón de esquina y un solo ornamento (el escudo de la familia) es como trasladarse momentáneamente a la vida señorial del renacimiento cacereño

La Torre Redonda, también conocida como torre de la higuera (porque se puede apreciar la higuera que hunde sus raíces en estas piedras históricas), es uno de los elementos donde el visitante podrá reparar y que permitirá contemplar unas vistas —hasta ahora desconocidas— del conjunto histórico cacereño, desde la Casa Quemada. Un panorama irrepetible, aunque la finalidad con la que fue construida esta misteriosa torre fue bien distinta.

Una torre —ubicada en la calle Amargura, en pleno corazón histórico— de la que se desconoce su origen exacto: almohade o cristiano; aunque, según los historiadores, la torre estaría influida por ambas culturas y se remontaría al siglo XII. Sea como fuere, la atalaya se levantó para vigilar el valle de la Ribera del Marco y Arroyo del Concejo. Es una de las estructuras más antiguas de la ciudad, y ya existía cuando Pedro de Carvajal (siglo XV) ordenó levantar el palacio que lleva su nombre, anexionando la torre para utilizarla en la defensa de su morada y de su linaje. Un tesoro artístico de la ciudad, del que ahora se puede volver a disfrutar, quién sabe si por tiempo limitado.

Visitas guiadas

Las visitas al Palacio de Carvajal, que tendrán lugar todos los jueves del año en horario de mañana y tarde (10.00, 11.30, 13.00, 17.00 y 18.30 horas), serán dirigidas por informadores turísticos del Servicio de Turismo de la Institución Provincial así como por alumnos de prácticas de las diferentes especialidades de Turismo.

Esta actividad incluye un recorrido por las dos plantas del edificio así como por espacios que habitualmente no se encuentran abiertos al público, como la Torre Redonda, la biblioteca o la galería de obras pictóricas de la planta superior que alberga cuadros procedentes de los fondos del Museo del Prado, datados en los siglos XVI, XVII, así como grabados del siglo XIX y una colección de cerámica.

Durante la visita, el turista también tendrá la oportunidad de realizar parada en otras estancias como la capilla, el patio porticado o el jardín y de contemplar otras obras como el tapiz de grandes dimensiones con la marca de la ciudad de Tournai, de mediados del siglo XVI, que ha sido restaurado recientemente por Real Fábrica de Tapices de Aranjuez. El edificio alberga además el Centro de Interpretación de las Comarcas de la provincia de Cáceres y las oficinas de información turística del Servicio de Turismo de la Diputación.

El Palacio de Carvajal, uno de los edificios más emblemáticos de la Diputación Provincial de Cáceres, fue declarado en 2012 Bien de Interés Cultural (BIC)  por el Consejo del Gobierno de Extremadura.

Eduardo Villanueva /

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here