Carbajo, Garrovilas y Arroyo de la Luz, ganadores de los Premios San Pedro de Alcántara
Galardonados en los IV Premios San Pedro de Alcántara que convoca la Diputación de Cáceres

Los ayuntamientos de Carbajo, Garrovillas de Alcónetar, Arroyo de la Luz, el Club Mujeres Siglo XXI de Almoharín, la empresa agroturística Setin Rural y el pequeño comercio rural han sido galardonados en la cuarta edición de los Premios San Pedro de Alcántara que convoca la Diputación de Cáceres para reconocer a instituciones, personas y entidades que innovan en el mundo rural y contribuyen a generar riqueza, crear empleo, embellecer el entorno como recurso turístico o favorecer la igualdad.

En la categoría a la innovación local en la promoción del desarrollo económico ha resultado ganador el festival Magusto de Carbajo. Se trata celebrar la tradicional recogida de la castaña, que viene de la cultura celta. Se han celebrado 16 ediciones de este festival de música celta y folk y el 31 de octubre está prevista la próxima edición, aunque será virtual debido a la situación epidemiológica. También optaban a este premio Madrigalejo con un proyecto de plantación de árboles frutales y Gata con una cooperativa de resineros para aprovechamiento del bosque.

El Premio a los cuidados estéticos de los pueblos ha ido a parar al Ayuntamiento de Garrovillas de Alconétar por las intervenciones de mantenimiento, conservación y restauración del patrimonio cultural en la Plaza Mayor o Plaza Porticada, Monumento Histórico-Artístico, así como el barrio judío de la localidad. También optaban al premio Robledillo de Gata por recuperar una fuente tradicional, y el Ayuntamiento de Zarza de Granadilla por el festival ‘Crearte’, un proyecto de murales artísticos en fachadas y algunas esculturas diseminadas por la población.

El galardón al impulso de la participación social en el municipio ha sido el del Ayuntamiento de Arroyo de la Luz por la puesta en marcha de una plataforma de voluntariado durante el confinamiento en el estado de alarma, que atendió a las familias más necesitadas. En esta categoría también era finalista la Asociación Creativa Mundo Maestro con el proyecto ‘La casa de los maestros’ ubicado en Las Hurdes, y el Ayuntamiento de Hervás con el festival de teatro ‘Los Conversos’, que ha celebrado en julio del año pasado su vigésimo tercera edición.

Con respecto al reconocimiento a las acciones favorecedoras de la igualdad y la relevancia de la mujer en el medio rural, el IV Premio San Pedro de Alcántara ha distinguido la labor del Club Mujeres Siglo XXI de Almoharín gracias al proyecto ‘Mujeres de alas invisibles’, que nació hace diez años para poner el foco en las mujeres como protagonistas de la regeneración económica y social del pueblo.

En esta categoría también eran finalistas la asociación de lesbianas y mujeres bisexuales y transexuales Extremadura Entiende, la asociación de desarrollo Rurex, y la Federación Extremeña de Personas Sordas (Fexas), por el servicio integral para la mujer sorda.

El premio a la innovación en las empresas rurales ha sido para Setin Rural (Oleosetin), una empresa agroindustrial, que fue creada en 2008, dedicada al cultivo de olivos y elaboración de aceite y otras actividades oleo-turísticas. También optaban a esta categoría la empresa PHI GAIA, SL por la creación de un centro ecoturístico con un hotel rural bioclimático en Sierra de Gata; e Insegsa, Ingeniería Preventiva, con sede en Trujillo, por el diseño y construcción de material de seguridad para la identificación y aviso de la presencia de ciclistas, tanto en tramos urbanos como interurbanos.

Por último, este año el pequeño comercio local que ha puesto en marcha un servicio a domicilio durante la pandemia ha visto reconocida su labor. El galardón, diseñado por el artista Jesús Mateos Brea, lo ha recogido Carlos Cáceres de ‘El fraile hurdano’ en nombre de todos los tenderos cacereños.

Una gala con medidas de seguridad

Los premios se dieron a conocer ayer por la tarde en una gala que ha tuvo lugar en el complejo cultural San Francisco de la capital cacereña. El toque musical corrió a cargo de  Swing Ton Ni Song, y se ha celebrado con aforo reducido a un tercio de la capacidad del auditorio y cumpliendo todas las medidas de seguridad que dictan las autoridades sanitarias ante la pandemia.

En la gala estuvo presente el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara; la presidenta de la Asamblea extremeña, Blanca Martín; el presidente de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo; el alcalde de Cáceres, Luis Salaya; la presidenta del TSJEx, María Félix Tena, y el subdelegado del gobierno, José Antonio García, entre otras autoridades.

El presidente en funciones de la Diputación de Cáceres, Carlos Carlos Rodríguez, fue el encargado de abrir los discursos de estos premios. En su intervención subrayó el “compromiso y el trabajo” de las instituciones y empresas de la provincia “por el equilibrio y la sostenibilidad de nuestros territorios” así como la apuesta por el mundo rural, dos objetivos que comparte también la diputación cacereña.

“Por eso los Premios San Pedro de Alcántara a la innovación local son un reconocimiento al esfuerzo de los municipios, de las empresas y de las personas en pro de la innovación local”, ha enfatizado. Además, ha señaló que las instituciones deben apoyar e impulsar estas iniciativas para “construir la provincia”.

El presidente en funciones, que es también el alcalde de Calzadilla, ha puesto el foco en la importancia de que en los pueblos se pueda contar con personas emprendedoras que desde instituciones como los ayuntamientos, desde colectivos y entidades sociales -públicas o privadas- o desde las empresas, “aporten su grano de arena para dar una oportunidad al mundo rural”.

Como no podía ser de otra manera, ha hecho referencia a situación generada por la pandemia que, según ha dicho, “ha acelerado el motor de las transformaciones y ha mostrado la necesidad y la urgencia de priorizar. Debemos aprovechar para dar un giro sin retorno hacia la sostenibilidad. Para mirar de frente a nuestros pueblos. Para dar una verdadera oportunidad al mundo rural”, ha sentenciado.

Para concluir ha tenido un recuerdo para la presidenta de la Diputación de Cáceres, Rosario Cordero, que se encuentra de baja por enfermedad: “es una persona muy especial” y “el alma” de los Premios San Pedro de Alcántara. “Ella es un ejemplo de lucha constante por el mundo rural y no podría despedirme sin recordarla. Pronto la tendremos entre nosotros empujando de este gran proyecto que es la provincia de Cáceres”, ha finalizado

Por su parte, el jefe del Ejecutivo extremeño, Guillermo Fernández Vara, fue el encargado de despedir el acto de los Premios San Pedro de Alcántara con una discurso en el que felicitó a los galardonados por sus méritos, ya que “han realizado su labor sin buscar recibir un premio”, ha dicho, al tiempo que ha destacado que estos galardones ponen en valor la “identidad bien entendida”.

Respecto a la situación de crisis sanitaria que estamos viviendo, Vara ha señaló que no se puede saber cómo será el futuro, pero en cualquier caso “no podemos olvidar lo que fuimos”, es decir, las costumbres, las tradiciones y la autenticidad del mundo rural que estará “lleno de oportunidades” cuando todo esto acabe.

“Descubriremos que se puede convivir con las nuevas tecnologías y sacar disfrute a las pequeñas cosas de cada día, porque en la recolocación de la cadena de valores que está provocando el Covid, a lo mejor nos pilla en buena posición en la parrilla de salida”, ha concluido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here