La bruja Circe

Una de las decisiones que más inciden y controlan nuestro bienestar es la capacidad de decidir, y eso se aprende. Decídete por tu propio bienestar y llenarás alegría a los tuyos. Aprende aunque te cueste que no tienes que reaccionar a cualquier cosa que te moleste.

Aprendo que la energía necesaria para reaccionar a cada cosa «mala» que te sucede, con furia, con rabia, te agotara y va a impedir ver las otras cosas buenas de la vida.

Aprende y decide no ser el consuelo de todos no cargar con la vida de otros, si son tus hijos dale herramientas pero déjales evolucionar, si son tus padres ocúpate de su cuidado pero mantén tu espacio y tiempo a salvo.

En lo laboral aprende a reconocer que ganar todo, cargarse con todo, ser siempre la mejor, es inútil, da al trabajo su tiempo, pero no tu vida.

Aprende que también tu puedes pasar de lo que te altera y elegir tu tranquilidad mental, recuerda eso es lo que realmente necesitas

No necesitas más dramas, riñas desacuerdos, no permitas que la gente te haga sentir que no eres lo suficientemente buena.

Aprende que a veces, no decir nada, lo dice todo y que reaccionar ante cosas que te molestan, le dan poder a otro sobre ti y sobre tus emociones.

Ni tú ni yo podemos controlar lo que hacen los demás, pero si elegir cómo reaccionar, cómo manejar o percibir las situaciones y cuánto de ello te lo tomas como personal.

Casi siempre situaciones de enfrentamiento o peleas no dicen nada sobre ti y mucho sobre la otra persona y no digo que no las decepciones están ahí pero están para enseñarte a amarte.

A veces es mejor dejar ir las cosas, dejar ir a la gente, la vida se vive mejor cuando no la centras en lo que pasa a tu alrededor y la centras más bien en lo que sucede dentro de ti.

Trabaja en ti, en tu paz interior y aprende a cuidarte.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here