o-ELLEN-DEGENERES-OSCARS-facebook

Cine /
EMILIO LUNA

Se cumple el patrón: 12 años de esclavitud, mejor película; Gravity acapara los galardones.

Ni una sola sorpresa. Noche aburrida en Los Ángeles con un reparto de premios sin estridencias. No hubo emoción, ni humor, ni entretenimiento. DeGeneres pisó poco el escenario —más la platea—, solventando así una gala que no pasará a la Historia. Al menos, el guion le otorgó cierto ritmo lo que evitó una fuga de espectadores en masa. Las elecciones de los académicos poco ayudaron. Nada que no se supiera en octubre. 12 años de esclavitud coronó un gran año obteniendo, in extremis, el máximo galardón. Un total de tres para la cinta de McQueen que ha llegado muy desinflada a la cita final. Tal como marchaba la noche, parecía que Gravity tendría alguna opción. No pudo ser. El botín, 7 estatuillas. Merecido. La gran estafa americana se convirtió ante tal dominio en la gran derrotada de la noche junto a El lobo de Wall Street. Matthew McConaughey, Jared Leto, Cate Blanchett y Lupita Nyong’o, cumpileron los pronósticos en las categorías interpretativas. Sus discursos fueron los más interesantes de la noche. De la denuncia de Leto, al misticismo de McConaughey. De la remembranza de Blanchett, a la ingenuidad de Nyong’o. Dallas Buyers Club, Frozen: El reino del hielo, El gran Gatsby, A 20 pasos de la fama y La gran belleza, otras triunfadoras de la 86ª edición. Como es habitual, el In memoriam supuso el momento más emotivo de la celebración. El último plano, sencillamente sobrecogedor. Es la imagen rotunda de la gala. Lo demás, lo de siempre. Mucho ruido, mucho twitter y pocas nueces. Ahora, a pensar en la próxima cosecha. Con la esperanza de un gran año de cine. Se lo contaremos aquí, en Avuelapluma.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here