La bruja Circe

Un dicho popular que podemos aplicar a todos los frentes, unos te dicen esto y los otros lo contrario, cada uno siempre tomando de las estadísticas lo que les interesa y fijaros bien son las mismas estadísticas. Siempre utilizo como ejemplo un punto muy significativo, cuando yo era niña la propaganda que se le llamaba entonces a la publicidad, acompañada de recomendaciones médicas o seudomedicos, en radio o prensa, llevaron a mi madre a retirar el aceite de oliva de la dieta de mi padre y substituirla de por la de girasol por creer que así le cuidaba mejor ¿Y era así? Nooo, todo era porque los norteamericanos habían sembrado millones de hectáreas de girasoles. Tomaron de las estadísticas que el aceite vegetal era mejor para las arterias y borraron los demás aceites.

En la espiritualidad y la búsqueda de lo trascendente pasa lo mismo, unos te dirán que tú salvación está en vestir de algodón, llevar faldas o tener el pelo largo y hasta te en pondrán como ejemplo la leyenda de Sansón que dicen que perdió las fuerzas porque Dalila le cortó el pelo. Que entonces no había especialistas en salud mental, pero Sansón, claro, cayó en una depresión, por verse despojado del símbolo y del estatus y al sentirse traicionado por su amor, abandonado y rechazado por su familia.

En cuanto a vestir de algodón, sentarse en cuclillas, limitarse a una u otra dieta, nada de eso te va a dar la iluminación ni te va a hacer más sabio. Esta en tus acciones, está en la aptitud y está en el equilibrio, acompañado desde luego por un buen montón de sentido de humor y ya que te pones analiza sin prejuicios antes de pensar en tonterías que no te benefician.

Si busca la calma y el equilibrio, no digo que alcances la perfección, pero ya tienes la mitad del camino andado.

Yo digo, más empatía y respeto y menos ascuas a tu sardina

Que pasemos un feliz día.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here