Las farmacias extremeñas se han mostrado partidarias de que se aplique a las mascarillas un IVA del 4 por ciento al considerarlas un producto sanitario de primera necesidad, una “vieja reivindicación” del sector que, además, sufre problemas de desabastecimiento y encarecimiento de las mismas.

El presidente del Consejo de Colegios de Farmacéuticos de Extremadura, Cecilio Venegas, ha explicado que se trata de una reivindicación del sector de “hace mucho tiempo”. Ha explicado que en el año 2012 se cambió el IVA de determinados productos y, en concreto, en el caso de las mascarillas, este quedó fijado en un 21 por ciento. Venegas ha puesto como ejemplo los preservativos, producto que si tiene el IVA reducido del 4 por ciento. 

Cecilio Venegas considera que “lo ideal” sería que su dispensación se realizara solo y exclusivamente en farmacias por tratarse de un producto sanitario. 

Pocas existencias

Sobre el abastecimiento de mascarillas y sus precios en las farmacias, Cecilio Venegas ha reconocido que en las distribuidoras o cooperativas farmacéuticas “prácticamente no hay” pese a que “hay algunas empresas que se dedican a distribuirlas”. Asimismo, ha señalado que están pendientes de que se desbloqueen partidas procedentes de terceros países que han quedado retenidas en la frontera.

“El colegio farmacéutico recomendó no adquirirlas si no se podían dispensar a un precio asequible, razonable, o, a un precio parecido al de antes de la crisis”, ha comentado, para añadir que dicho coste depende de cada una de las mascarillas, puesto que no solamente hay un tipo, sino varios.

Recomendaciones para su uso

Con respecto al uso de mascarillas por parte de la población, Cecilio Venegas ha recordado que la misión de las mismas es impedir el paso de gotas de flügge, es decir, “las gotas contaminantes hacia otras personas por parte de quien está contagiado”.

De este modo, ha dicho, en primer lugar debe usarla el portador, que es positivo, para no transmitirlo a otras personas, y esa persona debe llevar mascarilla “siempre”, incluido en su domicilio.   También debe usarlas el personal sanitario que “está muy expuesto”, entre ellos los propios farmacéuticos. Y en tercer lugar, el resto de personas, pero sobre todo, en lugares donde hay aglomeraciones o donde no se puede respetar la distancia de un metro o dos metros entre personas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here